Papel de Arbol

miércoles, 5 de octubre de 2016

ANCASH SIN BRÚJULA Y SIN GOBIERNO, por Marco Castillo Torres

NE.  Algunos historiadores  y economistas  suelen  atribuir al  italiano  Antonio  Raimondi, como autor de la  frase El Perú es un mendigo sentado  en un  banco de oro, acuñada inclusive en ediciones después de que el autor dejó 20 tomos sobre este país  que ni siquiera  comienza a reconocerse asi mismo,

La palabra banco se relaciona como negocio  de banqueros  y los  banqueros no son mendigos. El oro de las montañas nunca  perteneció  a los pueblos. Ha sido una mercancía, un mineral codiciado, el  patrón o la reserva de los bancos. Cuando el oro este en manos de los  trabajadores de los socavanos, la  historia será otra, como explica en  la siguiente nota el economista Marco  Castillo, resume  un dignóstico tenebroso, en el cual   precisa  que la caja fiscal de esta región de Ancash ha sido dilapidada por tres gobiernos  regionales, por cierto,   con  anuencia del Gobierno  Central de turno. El mantiene vivo el interés por la niñez,  a través de una organización  Inversion en la niñez.
Jorge Zavaleta/Corresponsal de El Mercurio/Washington.


Marco  Castillo Torres,  economista  y consultor internacional, natural de  Ancash nos presenta un testimonio sobre la realidad de su  región natal,  como  un llamado al  Gobierno Nacional, que en julio último ha hecho  cargo  de  un gobierno igual o más corrupto  que sus antecesores, cuyos  tribunales  temen o se inhiben de asumir justicia. Los intereses  creados. 
Ancash sin brújula y sin gobierno: La asignación de recursos del tesoro Público en el año fiscal 2016, resume  el  economista Maro Castillo  Torres  un esperanzador programa, previo diagnóstico, patético,  sin perder el valor del cambio de esta lacerante actualidad: 

Los recursos públicos certificados  para el año 2016 para todo el país ascienden a la cifra de 125 mil millones de soles. El 65 por ciento le corresponden al gobierno central, y el 35 por ciento restante se distribuye entre 24 gobiernos regionales y 2,033 gobiernos locales (198 provinciales y 1,835 distritales).

Según el portal del Ministerio de Economía y Finanzas, al año 2016 el presupuesto total de recursos certificados del departamento de Ancash ascendió a 2,865 millones de soles, de los cuales el 42 por ciento es administrado por el Gobierno Central. La suma de 1,674 millones es administrada por el Gobierno Regional y por los 152 Gobiernos Locales.

Como es comprensible, el presupuesto asignado al Sector Educación y Salud representa algo más del cincuenta por ciento de la asignación presupuestal y esto es concordante con el rol y responsabilidad que tiene el Sector Publico para con sus ciudadanos.

Lo que si llama poderosamente la atención es que el monto total de recursos consignados en el presupuesto del Gobierno Regional para el Sector Transporte sea de apenas 22 millones de soles y de 114 millones de soles para el conjunto de Gobiernos Locales de nuestra Región. Veamos la magnitud de la brecha.

La red vial en Ancash (según cifras del MTC al 2015) está conformada por 10,840 Kms.
De este total 1,919 Kms están clasificadas como Vías Nacionales bajo la administración directa del Sector Transportes y Comunicaciones. El 60 por ciento de estas vías ya se encuentran asfaltadas. Todo el Eje Costero se encuentra asfaltado y concesionado.

De los 1,218 Kms clasificadas como Vías Departamentales, es decir bajo la administración del Gobierno Regional, 736 Kms de estas vías Departamentales NO se encuentran asfaltadas.
De los 7,702 Kms clasificadas como vías vecinales/rurales bajo la administración de los gobiernos Locales, solo 115 Kms poseen asfalto.

En resumen, solo el quince por ciento del total de las vías en Ancash se encuentran con asfalto.
Con esa realidad y con los recursos que el Gobierno Regional y los Gobiernos Locales consignan como partidas en su presupuesto, No será posible tener vías de comunicación que conecten mejor a sus pueblos y menos aún ofrecer una plataforma que mejore y atraiga el flujo turístico, que se corresponda con el potencial y recursos turísticos que posee la región Ancash.

Solo por dar un ejemplo, pero lastimosamente podemos dar muchos más, en la propia capital del departamento a escasísimos kilómetros de la ciudad de Huaraz se encuentran las ruinas de Wilcahuain. Lo que nos llena de vergüenza es que su acceso vial esta igual o peor que antes del sismo de 1970.

Aunque se trate de realidades distintas las comparaciones siempre son necesarias.  Según cifras del Mincetur, durante el año 2015 el Valle Sagrado de los Incas (Cusco) fue visitado por 1.2 millones de personas (71 por ciento extranjeros); mientras que el Parque Nacional Huascaran fue visitado por 249 mil turistas (20 por ciento extranjeros). ¿A quién le corresponde liderar de manera inteligente (pero agresiva) la promoción turística que por lo menos triplique el flujo actual? La respuesta es obvia.

Pronto un nuevo Gobernador asumirá la responsabilidad de crear desarrollo sostenible para los ancashinos y darles valor a los conocidos o generar nuevos circuitos turísticos que sobreabundan en la Región, pero mediante una apropiada conectividad vial (que no quiere decir que todas las vías deban estar asfaltadas, pero si transitables y en buenas condiciones).

La mejora de la conectividad vial pasa por priorizarla y concordar con el gobierno nacional y con los gobiernos locales la dotación de recursos necesarios para ejecutar un plan de desarrollo vial de mediano plazo que modifique sustantivamente la realidad actual. Para ello se requiere un Gobierno Regional calificado, comprometido con buenas, transparentes y honestas prácticas de gestión gubernamental.


Recuperar el tiempo perdido es directa responsabilidad del Gobernador Regional y de nuestras Autoridades Municipales, pero la participación y Vigilancia ciudadana es imprescindible pues genera corresponsabilidad en la construcción del desarrollo en nuestra Región, concluye  Marco  Castillo.