Papel de Arbol

miércoles, 5 de octubre de 2016

ANCASH, LA PRENSA REGIONAL Y LA NUEVA HISTORIA


 Jorge Zavaleta Alegre Lima/Washington

“Que se caiga el techo sino  digo la verdad. Padre celestial, todo  lo que se dice en Prensa Ancashina es mentira. Y si lo que digo yo no  es verdad, que se  caiga este techo de Dios”, dijo el sacerdote contrito  y humillado.

Segundos después la  tierra de Corongo, una ciudad en los andes centrales del Perú,  temblaba y una  de las vigas de la bóveda se desprendió,  se cayó una parte del templo, y los  fieles salieron en estampida. No  faltaron algunas señoras que solicitaron a la Prelatura Regional de Huari  (ciudad cuna de la cultura preinca del Perú), la excomulgación de los periodistas  de  esta Revista, que cumple  35 años de vigencia.

Prensa,  fundada con el nombre de Purumarka, en 1980, constituyó una inmensa valla para las autoridades de Ancash para esta  Región turística  y minera por excelencia,  que limita con Lima,  cuyos tres últimos presidentes  regionales están presos por robos al  erario nacional,  mediante obras  sobrevaluadas,  como el innecesario túnel  que atraviesa la  Cordillera del  Huascarán para unir la Selva fronteriza con la pequeña ciudad brasileña  Cruzeiro  Do Sul, cuando por el Norte y el  Sur ya existen las  vías  de la  integración.

El aniversario de esta Prensa Regional,  dirigida por los profesores en Educación Lucio Moreno Pinedo y Alicia Bravo Mejía y el apoyo  de su dos  hijas  periodistas con experiencia en España y del hijo, en Brasil, acaba de publicar un volumen de  566 pp, con el testimonio  de corresponsales en 23 provincias  y sus destacados intelectuales, cuyo contenido  revela  un valor  agregado,  que  plantea una profunda reflexión sobre el valor supremo de aquellos medios locales, regionales, provinciales,  de las comunidades que con  sus sonaras en sus principales calles,  reemplazan a las redes de  internet y la  telefonía escasa.


No olvidar el aporte  de Prensa Ancashina, revista que nunca ha tocado la puerta de ningún fondo del  Estado.  Es financiada por sus lectores locales o migrantes en varios países de los cinco continentes.

Prensa Ancashina  y de muchos otras  expresiones similares que existen en América Latina es muy arriesgado, su vida  trascurre en medio de amenazas  y juicios con jueces  venales.  Además, la revista Apamayo, ha cumplido una larga lucha para  conseguir la creación y autonomía del  distrito de Santo Toribio, que dependía  de  Huaylas.

Muchos  periodistas son asesinados, encarcelados como sucede en los  reporteros destacados territorios de guerra que las  grandes potencias  desatan para dominar el mercado y las utilidades de las  grandes reservas  de petróleo, gas, de diamantes y otras  fuentes  como  el  narcotráfico  y contrabando, como informa, desde  Chile  el Mapocho  Press, dirigido por Ernesto  Carmona, presidente  una asociación  de derechos  humanos.

PAZ A, GUERRA y VICEVERSA
Piensen en la  Europa que llegó a la América de Vespucio. El escritor colombiano Germán Arciniegas  al hablar de cómo empezó la historia  de América nos invita  imaginar únicamente en el establecimiento  de un español  en isla La  Española.

“Trae una cantidad de trigo, lo que cabe en un talego, unos bizcochos, un poco de carne en tasajo, una botella de vino y queso.  El queso aquí se le pudre, el  trigo se le acaba, el vino se le daña o se lo toma y punto”

Se encuentra entonces con que tiene que comer yuca o papa, huevos de iguana, granos de maíz, tomates,  cosas que los  aborígenes habían logrado con su cultura  reducir a alimento en siglos  de experiencia. Entonces  resulta  que hay dos  historias de  los  europeos  y las que  hacen en América y la que hacen en Europa.

La  referencia al pasado  de América y Europa, a pesar o gracias  a la globalización, a la tecnología  de  las  comunicaciones, aún siguen dos Américas, conflictos internos  en casi todos los países  (acabaron las dictaduras militares, avanzan y retroceden los procesos  de pacificación con las  Farcs en Colombia,  en el Perú  se “acabaron”  Sendero Luminoso y el MRT), pero la internacionalización del mercado, la sofisticación  del mercado, los  niños  y jóvenes viven espacios siderales de confort,  abundancia. Una ficción, que facilita la  conservación y el  aumento de la corrupción.

Desde la caída del  Muro de Berlín,  no  hay Estado latinoamericano, salvo el simbólico  Uruguay de las últimas décadas)  que no  es responsable del  aprovechamiento ilícito  mediante  tratados o contratos encubiertos.

Hay una prensa  grande, que depende del  subsidio, de la información trunca y sesgada, bajo un manto de pantallas de tv  con frivolidad extrema y que presenta  las calles como escenarios tenebrosos.

La prensa frívola es un excelente  mecanismo para distraer a la población  o imaginar un modelo de  abundancia infinita  o similar  a una capital de los países  de mayor importancia.

UTOPIA y LOS MISERABLES
En la Utopía de Tomás Moro hay críticas encubiertas a la sociedad de su época: “Así, cuando miro esas repúblicas que hoy día florecen por todas partes, no veo en ellas - ¡Dios me perdone! - sino la conjura de los ricos para procurarse sus propias comodidades en nombre de la república. Imaginan e inventan toda suerte de artificios para conservar, sin miedo a perderlas, todas las cosas de que se han apropiado con malas artes, y también para abusar de los pobres pagándoles por su trabajo tan poco dinero como pueden. Y cuando los ricos han decretado que tales invenciones se lleven a efecto en beneficio de la comunidad, es decir, también de los pobres, enseguida se convierten en leyes”.


Víctor Hugo, en el Congreso de la paz, en su discurso de apertura, antes del exilio, auguraba que  llegará un día en que no haya más campos de batalla que los mercados que se abran al comercio y los espíritus que se abran a las ideas'.

Llegará un día dónde las balas de cañón y las bombas sean reemplazados por los votos, por el sufragio universal de los pueblos, por el venerable arbitraje de un gran Senado soberano que será en Europa lo que el Parlamento es en Inglaterra, lo que la Dieta es en Alemania, lo que la Asamblea Legislativa es en Francia.

Pues aquellos  fundamentos no  se han hecho realidad. La presencia militar  está  cerca de los países productores de petróleo,  gas. Los minerales de América, sin  transformación alguna son  trasladados  en barcos  gigantes, dejando  divisas pequeñas, avalados  en contratos  con grandes firmas y sucesivos  gobernantes.  No hay un solo caso, repito un solo  caso  en la  historia de América Latina, que una empresa  transnacional haya abandonado  una mina, un  pozo petrolero, cuando, por ejemplo, Bolivia o  Venezuela,  redujeron sustancialmente las  utilidades  de las  firmas externas.

Para  la  “Gran Prensa”, ediciones  regionales como  Prensa  Ancashina, son y deberían ser valiosos insumos  para conocer  el  otro lado de la moneda de los pueblos  más  alejados, donde el liberalismo ha  creado  ejércitos  de consumidores de productos  frívolos,  salarios miserable  para madres de familia, que han dejado a sus hijos sin cuidado. Y ahora el drama liberal  es cómo  resolver el imparable crecimiento de la anemia  y desnutrición, según revela  el  IV encuentro nacional  Por la Primera Infancia con el lema “Con la  Infancia en el Corazón”.


ANCASH SIN BRÚJULA Y SIN GOBIERNO
Marco  Castillo Torres, natural de Ancash,  economista y consultor internacional, mantiene especial preocupación por el  desarrollo local. Es miembro del directorio de la organización Inversión en la Innfancia.

Nos presenta un testimonio sobre la realidad de su  región natal,  como  un llamado al  Gobierno Nacional, que en julio último ha hecho  cargo  de  un gobierno igual o más corrupto  que sus antecesores, cuyos  tribunales  temen o se inhiben de asumir justicia. Los intereses  creados.

Ancash sin brújula y sin gobierno: La asignación de recursos del tesoro Público en el año fiscal 2016, resume  el  economista Maro Castillo  Torres  un esperanzador programa, previo diagnóstico, patético,  sin perder el valor del cambio de esta lacerante actualidad: 

Los recursos públicos certificados  para el año 2016 para todo el país ascienden a la cifra de 125 mil millones de soles. El 65 por ciento le corresponden al gobierno central, y el 35 por ciento restante se distribuye entre 24 gobiernos regionales y 2,033 gobiernos locales (198 provinciales y 1,835 distritales).

Según el portal del Ministerio de Economía y Finanzas, al año 2016 el presupuesto total de recursos certificados del departamento de Ancash ascendió a 2,865 millones de soles, de los cuales el 42 por ciento es administrado por el Gobierno Central. La suma de 1,674 millones es administrada por el Gobierno Regional y por los 152 Gobiernos Locales.

Como es comprensible, el presupuesto asignado al Sector Educación y Salud representa algo más del cincuenta por ciento de la asignación presupuestal y esto es concordante con el rol y responsabilidad que tiene el Sector Público para con sus ciudadanos.

Lo que si llama poderosamente la atención es que el monto total de recursos consignados en el presupuesto del Gobierno Regional para el Sector Transporte sea de apenas 22 millones de soles y de 114 millones de soles para el conjunto de Gobiernos Locales de nuestra Región. Veamos la magnitud de la brecha.

La red vial en Ancash (según cifras del MTC al 2015) está conformada por 10,840 Kms.

De este total 1,919 Kms están clasificadas como Vías Nacionales bajo la administración directa del Sector Transportes y Comunicaciones. El 60 por ciento de estas vías ya se encuentran asfaltadas. Todo el Eje Costero se encuentra asfaltado y concesionado.

De los 1,218 Kms clasificadas como Vías Departamentales, es decir bajo la administración del Gobierno Regional, 736 Kms de estas vías Departamentales NO se encuentran asfaltadas.

De los 7,702 Kms clasificadas como vías vecinales/rurales bajo la administración de los gobiernos Locales, solo 115 Kms poseen asfalto.

En resumen, solo el quince por ciento del total de las vías en Ancash se encuentran con asfalto.

Con esa realidad y con los recursos que el Gobierno Regional y los Gobiernos Locales consignan como partidas en su presupuesto, No será posible tener vías de comunicación que conecten mejor a sus pueblos y menos aún ofrecer una plataforma que mejore y atraiga el flujo turístico, que se corresponda con el potencial y recursos turísticos que posee la región Ancash.

Solo por dar un ejemplo, pero lastimosamente podemos dar muchos más, en la propia capital del departamento, a escasos kilómetros de la ciudad de Huaraz se encuentran las ruinas de Wilcahuain. Lo que nos llena de vergüenza es que su acceso vial esta igual o peor que antes del sismo de 1970.

Aunque se trate de realidades distintas las comparaciones siempre son necesarias.  Según cifras del Mincetur, durante el año 2015 el Valle Sagrado de los Incas (Cusco) fue visitado por 1.2 millones de personas (71 por ciento extranjeros); mientras que el Parque Nacional Huascaran fue visitado por 249 mil turistas (20 por ciento extranjeros). ¿A quién le corresponde liderar de manera inteligente (pero agresiva) la promoción turística que por lo menos triplique el flujo actual? La respuesta es obvia.

Pronto un nuevo Gobernador asumirá la responsabilidad de crear desarrollo sostenible para los ancashinos y darles valor a los conocidos o generar nuevos circuitos turísticos que sobreabundan en la Región, pero mediante una apropiada conectividad vial (que no quiere decir que todas las vías deban estar asfaltadas, pero si transitables y en buenas condiciones).

La mejora de la conectividad vial pasa por priorizarla y concordar con el gobierno nacional y con los gobiernos locales la dotación de recursos necesarios para ejecutar un plan de desarrollo vial de mediano plazo que modifique sustantivamente la realidad actual. Para ello se requiere un Gobierno Regional calificado, comprometido con buenas, transparentes y honestas prácticas de gestión gubernamental.

Recuperar el tiempo perdido es directa responsabilidad del Gobernador Regional y de nuestras Autoridades Municipales, pero la participación y Vigilancia ciudadana es imprescindible pues genera corresponsabilidad en la construcción del desarrollo en nuestra Región, concluye  Marco  Castillo, felicitando a Prensa  Ancashina.