Papel de Arbol

martes, 28 de marzo de 2017

Periodismo: el oficio más peligroso del mundo

El Mercurio digital/Madrid. Mapocho press/Chile....

La  violencia se multiplica, y la prensa, sobre todo local, sufre la amenaza y la muerte

Entrevista a Ernesto Carmona

Por Diego Rojas Jiménez.-  Los asesinatos de periodistas se han convertido en un hecho habitual en algunos países de América Latina, como México, Brasil, Colombia, Guatemala y Honduras y muchos corresponsales caen en conflictos armados, como en Siria e Irak.

La Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) lleva minuciosa cuenta de lo que sucede en nuestro continente. Esa tarea está a cargo de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (Ciap), que preside el chileno Ernesto Carmona Ulloa.

Periodista de larga trayectoria, Carmona acaba de recibir en Cuba la Distinción Félix Elmuza, que otorgan el Consejo de Estado y la Unión de Periodistas de Cuba a figuras destacadas del periodismo cubano y latinoamericano. En conversación con PF, Carmona describió la magnitud del problema que ha convertido al periodismo en uno de los oficios más peligrosos del mundo.

"Las víctimas tienen un denominador común: casi todos cultivan el periodismo de investigación y sacan a la luz la corrupción del poder político, muchas veces asociado con el narcotráfico".

Aproximadamente, ¿cuántos periodistas mueren en el mundo por ejercer su profesión?

–En 2013 se registraron entre 70 y 129 asesinatos de periodistas. Es una cifra más o menos constantes en las últimas décadas. Los antecedentes fluyen de varias fuentes, unas menos confiables que otras. En América Latina y el Caribe, la Ciap registra 225 asesinatos entre 2007-2013, un promedio de 32 por año.

¿Existe alguna fuente confiable en esta materia?

–No hay ningún observatorio creíble -por ejemplo de la ONU- que lleve una estadística inobjetable de periodistas asesinados. Existen varias ONGs, pero algunas persiguen objetivos políticos encubiertos, sintonizados con los intereses mediáticos de las grandes potencias, por lo tanto, difunden verdades mezcladas con mentiras.

Por ejemplo, en 2008 se inauguró en Washington el Newseum (Museo de la Noticia), financiado por corporaciones como Times Warner, NBC, Bloomberg, etc. En su memorial incluyeron a algunos chilenos asesinados por la dictadura militar. Emocionante, pero incluyeron al cubano Ignacio Insua, de 57 años, camarógrafo de Reuters fallecido en 2006 en Cuba,... cinco días después de chocar su automóvil. Lo cierto es que el último periodista asesinado en Cuba fue el ecuatoriano Carlos Bastidas Argüello, muerto en 1958 bajo la dictadura de Fulgencio Batista.

Los países más peligrosos

¿En qué países son asesinados más periodistas?

–En Siria, Somalía, Pakistán, Irak. Pero también en nuestra región: en 2013 en México hubo ocho asesinatos de periodistas y trabajadores de la información y 2 desapariciones forzadas, además de decenas de atentados; en Brasil se registraron siete asesinatos; cuatro en Guatemala, cuatro en Colombia, cuatro en Honduras, uno en Ecuador, uno en Paraguay, uno en Perú y uno en Nicaragua. En total, 33 víctimas incluyendo a 2 desaparecidos.

Reporteros sin Fronteras indica que en 2014 ya han asesinado a cuatro periodistas en el mundo, pero habría que multiplicar ese número por más de 3, ya que fueron cuatro los trabajadores de la prensa asesinados sólo en Brasil en febrero de este año. En lo que va corrido de 2014 han ocurrido ocho asesinatos en la región: cuatro en Brasil, tres en México y uno en Colombia.

¿Cómo se obtienen los datos?

–Con noticias de prensa, cada vez más escasas porque estas muertes no hacen noticia: el objetivo de los crímenes es producir silencio.

También hay reportes de organizaciones gremiales de cada país, como sindicatos y federaciones, y organismos especializados, como la Fundación por la Libertad de Prensa (FLIP) de Colombia.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) registró el año pasado 108 reporteros, fotógrafos y camarógrafos asesinados. La FIP consigna 20 víctimas en América Latina y El Caribe, aunque la Ciap-Felap reportó 31 crímenes.

¿Y Reporteros sin Fronteras?

–Es una ONG francesa citada a menudo como fuente. RSF tiene corresponsales remunerados en decenas de países, pero perdió credibilidad desde que su fundador-director entre 1985 y 2008, el periodista franco-argelino Robert Ménard, la convirtió en instrumento de la política exterior de EEUU. En 2003, RSF fue marginada de la ONU como entidad consultiva y en 2008 fue excluida de la Unesco “por actos incompatibles con los principios y objetivos de la Carta” de la organización.

Regiones temibles

¿Hay más fuentes u organizaciones abocadas a esta tarea?

–Otra fuente es la Campaña Emblema de Prensa (CEP), que registró 129 periodistas asesinados en 2013 en 28 países. Noventa cayeron asesinados en conflictos armados. Siria encabezó por segundo año consecutivo la lista con 17 víctimas, seguida de Irak, con 16; Pakistán, catorce; Filipinas, once; India, nueve. Hubo menos muertos en Siria, pero aumentaron a 14 los secuestros.

También está el Instituto Internacional de la Prensa (IPI), que cifró en 117 los periodistas muertos en 2013.

En Nueva York funciona el Comité para la Protección de los Periodistas que en su informe anual incluyó 70 muertos en 2013 y 211 periodistas detenidos.

Tarea de la Ciap-Felap

¿Cuál es el rol de la Ciap-Felap?, que usted preside.


–La Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (Ciap) fue establecida en 1993 por la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) para denunciar los asesinatos y atentados que estaban dándose en América Latina y el Caribe, principalmente en Colombia. Igual que ahora, en la región no existía ninguna protección real para los periodistas víctimas de asesinatos, desapariciones, atentados, agresiones y violaciones a sus derechos humanos en el ejercicio de su profesión.

El primer presidente de la Ciap fue el venezolano Eleazar Díaz Rangel y entre sus integrantes estuvieron la guatemalteca Rigoberta Menchú, el argentino Adolfo Pérez Esquivel y el abogado colombiano Eduardo Umaña Mendoza, asesinado en 1998. La Ciap denuncia, de manera permanente, asesinatos y atentados en la región. El trabajo se realiza con colaboradores voluntarios en cada país.

¿En qué continentes se produce la mayoría de los crímenes de periodistas?

–En América Latina y el Caribe: 33 víctimas en 2013; Asia-Pacífico, 31 asesinatos; Oriente Medio y el mundo árabe, 29; y África, 22. Los países con mayor incidencia de asesinatos fueron Siria, quince; Irak, trece; Pakistán, diez; Filipinas, diez; India, diez; Somalia, siete; y Egipto, seis.

Las víctimas tienen un denominador común: casi todos cultivan el periodismo de investigación y sacan a la luz la corrupción del poder político local, muchas veces asociado con el narcotráfico. En América Latina hay países con políticas de Estado -no declaradas- oficialmente” de matar a periodistas y editores molestos, como ocurre en Guatemala y Honduras.

¿Mueren más periodistas en las guerras?
–En guerras mueren muchos corresponsales. Todavía se reclama justicia por los corresponsales asesinados por soldados norteamericanos en el Hotel Palestine de Bagdad, en 2003. Pero la mayoría muere en países sin guerras, victimados por mafias asociadas a poderes fácticos locales.

Lo que sucede en América Latina

¿Cuáles son los países más afectados en la región latinoamericana?

–México, Brasil, Colombia, Guatemala y Honduras. Entre 1977 y 2014, en Colombia fueron asesinados 143 periodistas, según la FLIP. En 2013 fueron asesinados cuatro periodistas, otros tres tuvieron que exiliarse, uno fue secuestrado, diez estuvieron detenidos ilegalmente, dos fueron heridos mientras trabajaban y 75 recibieron amenazas de muerte. En total, 194 profesionales de Colombia fueron víctimas de agresiones u obstrucción de su labor periodística.

¿Hay algún caso en qué se haya juzgado a los responsables?

–El denominador común de los asesinatos de periodistas es la impunidad. Las organizaciones denuncian y claman justicia a los gobiernos sin resultados. En muchos países el delito de homicidio prescribe a los 20 años. En Colombia tomó 24 horas arrestar a quienes dieron muerte a Henry Rojas Monje, un periodista que vivía en Arauca, asesinado el 28 de diciembre de 1991, mientras estaba en su automóvil. Murió desangrado en el regazo de su hijo de seis años, quien ocupaba el asiento del acompañante. Al día siguiente, la policía arrestó a dos soldados, que confesaron el crimen y fueron condenados. Pero el acusado de ordenar el asesinato, José Gregorio González, ex alcalde de Arauca, denunciado en algunos artículos del reportero, terminó exonerado de culpa y liberado. Este es un caso típico. A veces la justicia les cobra a los sicarios, pero nunca hay castigo para los autores intelectuales.

¿Qué se puede hacer?

–Las organizaciones periodísticas, como la Felap o la FIP, llaman a los gobiernos a terminar con la impunidad de los asesinatos de periodistas. Naciones Unidas también “pide”, “exhorta”, “solicita” a los gobernantes que adopten políticas drásticas para reducir el baño de sangre de trabajadores de los medios de comunicación. Se lucha por una vigilancia efectiva de los gobiernos para detener los asesinatos impunes de periodistas. Pero la mayoría de esos crímenes son cometidos por agentes del Estado. México, Guatemala y Colombia adoptaron leyes o decretos que establecen medidas de protección en favor de los periodistas, pero no se advierten efectos positivos, ni disminución del número de víctimas.

¿Conoce algún ejemplo concreto?

–Claro, México… Desde su creación, en 2010, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra Periodistas de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), no ha tenido mucho éxito. México sigue siendo el segundo país en el mundo con más casos de atentados contra los profesionales del periodismo. Según la ONG Article 19, con el crimen de Gregorio Jiménez suman quince los periodistas asesinados desde 2000 en Veracruz. Diez de las víctimas cayeron bajo el mandato del actual gobernador del Estado, Javier Duarte, del PRI, partido gobernante en México. La muerte violenta de un periodista ya no es noticia, es descaradamente censurada.

*Diego Rojas Jiménez, productor chileno de documentales. Fuente: Punto Final Nº 800 (Chile) / Marzo 2014

lunes, 27 de marzo de 2017

MÉXICO: PERIODISTAS CLAMAN JUSTICIA



Jorge  Zavaleta  Alegre
La Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) es una organización no gubernamental asociada a la UNESCO. La Felap está integrada por organizaciones de periodistas -Asociaciones, Federaciones, Uniones, Círculos, Colegios, y Sindicatos- de América Latina y el Caribe, representando a más de 80 mil periodistas de la región.

Esta Federación agrupa,  sobre todo, a periodistas cuya conducta pública es cuestionar el orden establecido y  por lo  tanto su  destino es la desocupación permanente. Se olvida que la mejor prensa está en los pequeños pueblos, donde  el comunicador no puede disfrazar su figura, ni esconderse en el anonimato. El periodismo oficialista al servicio del poder de  turno atraviesa ahora  por  dificultades  para trasmitir su “verdad”, en tanto  la tecnología va  rompiendo  las barreras para decir la verdad.

La Felap alberga también -como organizaciones asociadas- a más de 50 instituciones ligadas al estudio y la práctica de la comunicación y el periodismo: Centros de Investigación, Escuelas de Periodismo, Bibliotecas especializadas, Agencias de Noticias, Publicaciones, etc. Desde su fundación, en 1976, la Felap lleva celebrados ocho Congresos en los que se resuelven las líneas de acción y se eligen los miembros de su Comité Ejecutivo, responsable de cumplir lo dispuesto por éste. Así como innumerables Seminarios, Encuentros, Cursos de Capacitación Profesional, Edición de Boletines y Revistas, y también gestiones diversas de carácter internacional en defensa de los intereses de los trabajadores de la prensa.

Párrafo aparte, merece la creación de la Comisión de Investigación de Atentados a Periodistas (CIAP), organismo de índole regional fundado en 1991 por decisión de la Felap y la Organización Internacional de Periodistas (OIP).

La atención en torno de la seguridad y protección de los periodistas en la región que cuenta con el mayor número de muertes, agresiones, atentados y violaciones a los der Ciudad de México: Marchan por periodistas asesinados.

Mapochopress, es editado por el periodista  chileno Ernesto Carmona,  presidente  de la Felap. Y estos días vuelca su foco de atención a México. Carlos Trejo, desde la capital  azteca reflexiona sobre la  violencia infinita, y a la amenaza constante contra  periodistas,  de reconocida conducta al servicio de la  verdad.

Al grito de “¡Justicia!”, periodistas y activistas marcharon ayer tarde del Ángel de la Independencia rumbo a la Procuraduría General de la República en protesta por el asesinato de comunicadores en el país. Hay amenaza permanente contra  Carmen  Aréstegui.

​El grupo cargó imágenes de Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en Chihuahua, asesinada el jueves a balazos frente a su domicilio.

Los manifestantes gritaron consignas como “¡Gobierno farsante que matas informantes!” y “¡Estado fascista que matas periodistas!”.

La exigencia común es la investigación y sanción de los homicidios de comunicadores, que en 17 años suman 103 víctimas, según cifras de la organización Artículo 19.

Carmen Aristegui, y el periodismo que hace, forman parte de la vida pública mexicana. Quienes han propiciado la cancelación de su espacio radiofónico, o quienes con obtusa intolerancia festejan por anticipado esa posibilidad, se equivocan al suponer que de esa manera los contenidos incómodos que 
Aristegui difunde desaparecerían de nuestro escenario informativo.

Con el periodismo de Carmen Aristegui se pueden tener desacuerdos. Se han podido señalar a veces sesgos temáticos en sus coberturas, de cuando en cuando la insuficiencia de sus fuentes, en otras ocasiones carencias éticas. En todo caso ese trabajo periodístico es abierto y, en tanto que público, está expuesto al escrutinio de la sociedad. De eso se trata. Por eso, también, los enfoques periodísticos de esa informadora y sus colaboradores, aunque no siempre nos gusten a todos, resultan indispensables en la sociedad mexicana.

El periodismo complaciente no le sirve a nadie, excepto a los que hacen dinero y trafican influencias con él. La función del periodismo en una sociedad abierta es investigar, poner los acontecimientos en su circunstancia, crear contexto y abrir espacios para la deliberación. El periodismo, así entendido, resulta incómodo para aquellos cuyas acciones discrecionales son develadas gracias a esa tarea informativa. Ese periodismo, aunque perturbe y precisamente por ello, contribuye a establecer contrapesos delante del poder y de esa manera sirve a la sociedad. No todo el periodismo de Aristegui y sus colaboradores cumple siempre con esas aspiraciones, pero las practica con más frecuencia que la mayoría de los medios de comunicación en México.

Ese periodismo, aunque hay quienes lo abominan, satisface las expectativas, en materia de información, de un segmento muy importante de nuestra sociedad. Las numerosas expresiones de irritación y desazón ante la posibilidad de que pudiera ser afectada la libertad que Carmen Aristegui ha sabido ejercer, demuestran que su presencia en la vida pública es importante y es necesaria.

El episodio que ahora afecta a esa periodista y a su equipo de trabajo comenzó con una pifia, que pudo haber sido insignificante pero fue magnificada por la empresa MVS. Al participar junto con otros medios en el proyecto “Mexicoleaks”, que pretende recibir denuncias para investigarlas, el equipo de Aristegui involucró a MVS. Una aclaración hubiera bastado pero esa firma respondió con inusitada cólera.

A la explicación de la periodista, sorprendida por ese comportamiento de la empresa, MVS contestó con el despido de dos reporteros. A la declaración de Aristegui que pidió que sean reinstalados y sostuvo que se trata de un diferendo por la libertad de expresión, MVS respondió con un reglamento que les quita a los conductores de sus noticieros el derecho a tomar decisiones editoriales.

Los “lineamientos” de MVS obligan a supeditar su agenda informativa a un comité encabezado por la empresa, cancelan áreas de investigación de cada noticiero, les impiden a los conductores designar reporteros o comentaristas y establecen una evaluación periódica a cargo de “empresas especializadas” cuyos criterios no serán periodísticos sino mercantiles o políticos, entre otras disposiciones. El Ombudsman de Noticias MVS, Gabriel Sosa Plata, ha considerado que tales “lineamientos” contradicen el contrato que Carmen Aristegui tiene con esa firma.

Toda empresa privada, cuando se dedica a la comunicación, tiene derecho a tomar decisiones editoriales de carácter general. La más importante de ellas es la selección de sus conductores y el resto de los cuadros directivos. Contratar a un periodista para conducir un programa implica dejar a su cargo las decisiones sobre agenda, asuntos, enfoques y voces que incorporará a ese espacio. De otra manera, la empresa no estaría contratando a un periodista sino a un merolico, o a un muñeco de ventrílocuo.

Lo que quiere hacer MVS con esos “lineamientos” es homogeneizar sus noticieros para que en ellos no haya inflexiones, sino genuflexiones. No se trata del ejercicio de las facultades de una empresa para tomar decisiones legítimas sobre el medio que administra, sino de una decisión para cancelar espacios en donde se ha ejercido la libertad de expresión. Llama la atención ese viraje porque, si bien con desencuentros, hasta ahora la familia Vargas, propietaria de MVS, había respetado la libertad de periodistas como Aristegui. Ese periodismo les ha ocasionado problemas pero también les ha permitido ganar buen dinero.

El más conocido de los trabajos periodísticos de Aristegui y su equipo, la revelación de la “casa blanca” de la familia Peña Nieto, es impecable y no fue desmentido. Ningún acontecimiento en lo que va del actual gobierno ha sido tan costoso para la imagen del presidente de la República como la noticia de esa residencia que compró su esposa y el irregular financiamiento que recibió para adquirirla.

El hecho de que los reporteros despedidos en MVS, Daniel Lizárraga e Irving Huerta, sean precisamente quienes, junto con otros dos informadores, realizaron la investigación sobre la “casa blanca”, afianza las conjeturas sobre la causa del nuevo distanciamiento entre esa empresa y su conductora más relevante. La única explicación es que los propietarios de MVS quieren congraciarse con el gobierno, aunque sea de una manera tan burda y políticamente costosa.

La presencia de Carmen Aristegui y su grupo de trabajo es necesaria y saludable para la vida pública mexicana. Por eso, más allá del desenlace de este episodio en MVS, no sería descabellado que esos periodistas se hicieran cargo de un espacio informativo en un medio de comunicación de carácter público.

Allí está la emisora de televisión del recientemente creado Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, que en el DF se puede ver en la frecuencia del canal 30. Esa televisora aún no tiene noticiero. Se trata de una emisora del Estado, no del gobierno, con autonomía constitucional y cuyo presidente fue designado por el Senado.

Si el canal 30, para cumplir con sus principios rectores, requiere un espacio de noticias y discusión de asuntos públicos, y si Carmen Aristegui y su equipo tienen el respaldo de un sector importante de la sociedad, ¿por qué no pensar que ese noticiero puede estar a cargo de esos profesionales? No tendría que ser muy costoso. En la televisión pública de otros países hay ejemplos de programas informativos, en donde el análisis y el contexto reemplazan a las coberturas sofisticadas.

Con una opción así, Carmen Aristegui y sus colaboradores tendrían un espacio en donde desarrollar la libertad que han ejercido antes. Por su parte el canal del Sistema Público, cuya existencia hasta ahora es prácticamente desconocida, se beneficiaría en primer lugar con la atención de numerosos televidentes. Todos ganarían con una fórmula como esa.

Por lo pronto, si Aristegui y su equipo dejan MVS, todos saldrán perdiendo: periodistas, empresa, radioescuchas, sociedad e incluso, tenga o no responsabilidad directa en este asunto, el gobierno. trejoraul@gmail.com

Recientes  atentados:
24 Mar, 2017: En tres meses tres periodistas muertos
23 Mar, 2017: Gremio de periodistas de Tuxtepec pone placa pública a favor de la libertad de expresión
23 Mar, 2017: Condena Defensoría el asesinato de Miroslava Breach y el aumento de ataques a periodistas
23 Mar, 2017: “Policías me dispararon con el gas”, asegura el reportero Hugo Velasco
21 Mar, 2017: Grave deterioro de la libertad de expresión en México: Senado
20 Mar, 2017: Pide CNDH agotar todas las líneas de investigación por muerte de periodista
15 Mar, 2017: Pronunciamiento de la APO contra la agresión a periodistas en Tuxtepec y Matías Romero
14 Mar, 2017: Se agrava violencia contra periodistas en Oaxaca
13 Mar, 2017: Se manifestó gremio de periodistas de Tuxtepec contra espionaje y censura frente a palacio municipal
13 Mar, 2017: Detienen y encarcelan a periodista en Matías Romero
Fuente:











LA SALUD ESTA ENFERMA. REPUBLICANOS TEMEN CONTAGIO



Los Republicanos aparentan temor de perder su carrera política si respaldan iniciativas de la ultraderecha norteamericana, sobre todo en el delicado tema de la salud.
La población del mundo percibe que la prensa tradicional, no puede lograr fácilmente sus objetivos de hacer realidad la campaña de presión de la Casa Blanca.
La Cámara de Representantes decidió este fin de semana de Marzo, por falta de votos, postergar la anulación de “Obamacare”, estrategia con la cual busca desmantelar una pieza clave del Partido Demócrata, durante la Administración Barack Obama.
Los canales republicanos destacan las negociaciones entre bambalinas para sumar adeptos, y posiblemente someter a voto. El presidente Donald Trump, teatraliza su conducta. Dice que no logra convencer a sus socios conservadores que aún no apoyan una medida para anular “Obamacare”.
En realidad solo hay una estrategia. Hacer creer que entre los republicanos también hay democracia, más allá de los negocios de los laboratorios farmacéuticos y seguros médicos. El grupo legislativo “Freedom Caucus” juega con Trump nuevas concesiones para ampliar los ingresos de los grupos ligados a la salud.

La Ley de Cuidados de la Salud Asequibles (Affordable Care Act) es una reforma en EU que extiende y mejora el acceso a los cuidados de salud y disminuye el gasto mediante regulaciones e impuestos a la industria de los seguros médicos y la reducción del gasto en este sector.
La ley aprobada el 23 de Marzo del 2010, por la administración de Obama revela y conjuga diferentes aspectos de “la crisis de cuidados de la salud”, provocada fundamentalmente por el comercio de las medicinas, la pugna de los grandes consorcios, frente a la competencia de la India, China, con la consiguiente promoción de programas que según la larga historia de la medicina son aportes a la sociedad globalizada.
ObamaCare es el nombre no oficial de la Ley para la Protección de Pacientes y Cuidados de la Salud Asequibles (The Patient Protection and Affordable Care Act). Los trabajadores, sobre todo jóvenes se quejan de los descuentos en planilla de la cuarta parte de los salarios, montos que sirven para acceder a un servicio, que no necesariamente es de primera calidad.
La Ley de Cuidados de la Salud Asequibles reúne algunas ventajas para la población como: nuevos beneficios, derechos y protecciones a los Americanos con respecto al cuidado de su salud. Establece un Mercado de Seguros Médicos (HealthCare.Gov) donde los Americanos pueden comprar Seguros Médicos federalmente regulados y subsidiados durante el registro abierto. Extiende Medicaid a todos los adultos en muchos estados.
Dicha Ley de Cuidados de la Salud Asequibles (Affordable Care Act) es el resultado de décadas de ideas de ambos partidos políticos y la industria de cuidados de la salud. La idea de una ley individual fue presentada por primera vez por los actuales opositores de la ley de “Heritage Foundation” en 1989. ObamaCare se modeló después de “Romney Care”, el nombre no oficial para la ley de reformas de la salud implementada en el Estado de Massachusetts por el entonces gobernador republicano Mitt Romney.
Cada año, durante el periodo de registro abierto, una persona puede obtener cobertura a través del Mercado de seguros médicos, o comprarlos fuera del Mercado de Seguros. Este año el registro abierto comenzó el 1º de noviembre del 2016 y terminó el 31 de enero del 2017.
Muchos Americanos con ingresos por debajo del 400% del nivel federal de pobreza (FPL por sus siglas en inglés) calificarán para subsidios de asistencia financiera mediante el mercado de seguros. La asistencia financiera se provee de tres maneras: Créditos fiscales para la reducción del costo de la prima, subsidios para compartir los costos de los gastos adicionales.
Foto: https://www.instagram.com/teamtrumpofficial/
La Ley de Cuidados de la Salud Asequibles (Affordable Care Act) contiene más de mil páginas de reformas a los seguros médicos y las industrias de cuidados de la salud con el objeto de combatir el incremento en costos de los servicios de salud y dar seguros médicos asequibles a más Americanos. A pesar de su extensión y complejidad, las reformas más importantes están contenidas en las primeras 140 páginas de la ley.
Antes de esta norma el trabajador no tenía forma de reclamar y apelar efectivamente a las reglas de la compañía de seguros. Hoy en día todos los Americanos tienen acceso a un número de nuevos beneficios, derechos y protecciones sin precedente.
Tres años atrás, 44 millones de Americanos se quedaron sin seguro médico (cerca del 16% de la población). La mayoría de los no asegurados eran familias trabajadoras y otros que simplemente no pudieron pagar un seguro médico.
Uno de los principales objetivos de ObamaCare es ayudar a estas personas a tener seguro médico extendiendo la elegibilidad para obtener Medicaid y ofreciendo ayuda financiera a través de los mercados de seguros médicos. Hacia el final del registro abierto en el 2014 menos del 13% de los Americanos carecían de seguro. Hacia el 2015 la tasa de no asegurados ha disminuido por debajo del 10%.
Los negocios pequeños con menos de 25 empleados de tiempo completo ingresando menos de un promedio de $25,000 anual en salarios, son elegibles para cuidados de salud subsidiados.
ObamaCare contiene muchas disposiciones destinadas a frenar costos que han ayudado a reducir el incremento del gasto de Medicare y el gasto en cuidados de salud en general. ObamaCare mejora la calidad de los cuidados que reciben los Americanos al proporcionarles mejores servicios de salud y bienestar preventivos y elevando los estándares de la cobertura básica de cuidados de salud. También elimina las condiciones pre-existentes y la discriminación de género. A nadie se le puede cobrar más o cancelarle su seguro médico por motivos relacionados con su salud o su género.
Los republicanos no pueden todavía eliminar de un tajo el seguro de Obamacare. Hay agregados de la Ley que conforman leyes aparte. Y uno de ellos es el hecho de que los jóvenes hasta 26 años pueden ser incluidos en las pólizas de seguros médicos de sus padres. Otra parte es que Trump no podrá eliminar tan fácil de la Ley de Obamacare, respecto a la cobertura de enfermedades preexistentes.
Los republicanos tienen la meta de ir destruyendo poco a poco la Ley del Obamacare, que sin duda va a generar traumas en millones de personas que no pueden pagarse un seguro medico. Derogaciones parciales del Obamacare 2017 conducirán a una inestabilidad para que viejos incorporados y los nuevos, pierdan de manera paulatina la cobertura de un plan médico a menor costo.

sábado, 25 de marzo de 2017

“Todos los poetas sufren o viven en una suerte de exilio”

Gran crónica de Natalio Blanco. Mi gratitud, siempre,  a Manuel Dominguez, PapeldeArbol,W.D.C.
La poeta sevillana María Domínguez del Castillo presenta su primer poemario, Presente y el mar, alabado por Luis García Montero
Por
 -
25/03/2017
   
Foto de José Joaquín Domínguez del Castillo.
Está a punto de cumplir 20 años y su carrera literaria ya vuela entre versos y metáforas desde hace años, pero lo hace sin prisas, disfrutando el momento y sabiendo que este mundo es una carrera de fondo con innumerables obstáculos. Mientras tanto, prosigue su formación universitaria en Granada en Literaturas Comparadas. Presenta su primer poemario, Presente y el mar (Esdrújula Ediciones), alabado ni más ni menos que por todo un Premio Nacional de Poesía como es Luis García Montero. “Cómplice ya de un existir pleno de espumas, noticias, espejos, mitos, puentes, lluvias y archivos, para crear con pie firme sus recuerdos futuros”, dice de ella. Ahí es nada. 
¿Qué piensa cuando todo un Hijo Predilecto de Andalucía como Luis García Montero le dedica estas palabras tan elogiosas de presentación: “Decidida a saberse y a darse a saber, vivo deseo de cantar”?
Pienso lo mismo que en el caso de que no hubiese sido nombrado Hijo Predilecto. Me habla, me escribe, un profesor de literatura, un lector, un poeta y un ser humano. Por tanto lo que aprecio y agradezco es la sinceridad, el entendimiento, quizá cierta identificación, la lectura y el tiempo. Y sea o haya sido poeta de la experiencia, de “una sentimentalidad otra”, o si hubiera sido novísimo, o ultraísta, o del desgarro o del exilio (todos los poetas sufren o viven en una suerte de exilio), le agradecería lo mismo: el tiempo y el entendimiento. (Quizá así lo quisiera él, creo).
Poesía y prosa. Géneros tan dispares no encuentran línea divisoria fácil en su escritura. ¿Es así como concibe el acto creativo y literario, como un todo unificador?
Sí que hay una línea, no estrictamente divisoria, pero sí una línea entre poesía y prosa en lo que escribo. Cultivo ambas, si se refiere a eso, a la publicación más reciente En cambio el silencio. Es cierto que se trata, al menos en mi caso, de un proceso distinto, un acercamiento distinto, en el caso de la prosa. Pero sí, es una prosa bastante –según llaman– poética, lírica. Escribo de manera que ha de haber un absoluto compromiso del contenido con la forma, lo que, se dice, suele caracterizar a la poesía (digo suele porque no sé hasta qué punto esto es así en las masificadas publicaciones del siglo XXI).
“EL POEMARIO ES UNA MULTIPLICIDAD DE LECTURAS, SUGIERE EN LUGAR DE DECIR, ES UNA APERTURA”
Sí creo que la división o clasificación en géneros es incierta, es bastante ilusoria. Estos conceptos tal y como los entendemos ahora son relativamente recientes. Lo cierto es que no hay definición atemporal, momificada, inmutable. Se trata de conceptos de una extrema historicidad, y en la mayoría de los casos, constituyen intentos de abstracción. Schlegel hablaba de la simpoesía o poesía transcendental, una suerte de obra inacabable, a la que se tiende, que busca abarcar todo tipo de discurso, de registro, incluso de género, rompiendo las fronteras de los géneros pétreos, dando cabida también, en su seno, en una misma agua discursiva¸ como dijera Lezama Lima, a la filosofía, a la política, a la propia teoría, a su propia crítica. A esto me ha conducido lo que decía cuando hablaba de “un todo unificador”. Pero no, no pretendo unificar. Unificar implica, en cierta medida, la elisión, la exterminación, de la diferencia, la sacralización, la fijación, de lo semejante o igual. No busco eso. Se trata de la polifonía, de la intercomunicación, un concepto más democrático.
Con esto, me atengo a la pregunta. Es cierto que en la prosa que he escrito y estoy escribiendo, doy cabida no solo al discurso poético, sino que permito la convivencia del poema y del teatro, pero esta prosa, a su vez, está diferenciada de la poesía. Hay unas reglas. Estas reglas no son comunes ni eternas. Pero he de hablar de cierta depuración, de un ritmo, una versificación (o una no versificación), ciertos elementos de repetición, la carga semántica. En fin, un todo, pero no unificador.
Pese a todo, imagino que este poemario supondrá más que nada un acto de presentación de lo que constituye su universo creativo a grandes rasgos.
En términos generales, sí. En Presente y el mar aparecen cuestiones recurrentes, obsesivas, en lo que escribo o he escrito –es decir, en lo que vivo y concibo y pienso-. El azar y el absurdo, la convención frente a la arbitrariedad, un concepto total del tiempo y el espacio, del individuo inserto en estos dos, la fragmentariedad del yo, el yo y el otro, el concepto de sujeto, el individuo y la colectividad. Pero también cuestiones sociales y metaliterarias. En cuanto a “mi universo creativo”, no se trata de un universo distinto, el cual apropie. El poema crea o dice una realidad, que no impostora mímesis de la realidad, del mundo “de fuera”. Y en esta realidad conviven la contradicción, la paradoja, las voces diversas y los ojos.
“NO CREO QUE LAS ETAPAS VITALES MARCADAS POR LA BUROCRACIA DEFINAN AL SER Y EL ESTADO DEL SER”
¿Qué es Presente y el mar? ¿qué ha querido transmitir con este trabajo de presentación en el siempre difícil mundo de la literatura?
Comienzo por la segunda, para luego responder a la primera. No importa lo que “el autor haya querido transmitir”. Con esto quiero prevenir de una equivocada lectura biografista. Tampoco me estoy acercando al formalismo, al inmanentismo de principios del siglo XX. El poemario es una multiplicidad de lecturas, sugiere en lugar de decir, es una apertura. El poema está abierto, es negación y afirmación, por lo que lo social, lo puramente formal, la experiencia, la metaliteratura, el juego literario, no se excluyen entre sí. Por tanto, ¿qué es Presente y el mar? A pesar de un aparente hermetismo, constituye una apertura. Una apertura hacia un lector activo. Esta idea la tuve quizá menos presente en los primeros poemas que escribí y que incluí en el poemario. Ahora estoy trabajando esa apertura mucho más.
Lo que ha de tenerse en cuenta es que el mundo de la literatura (es decir, el mundo en el que esa “literatura” se crea y se lee y se vende y se comercializa) no es uno distinto, sino el mismo suelo que pisamos.
Aún es una universitaria y ya se atreve con la publicación de un libro. Imagino que el temor y la ilusión se dividen a partes iguales, ¿no?
No creo que las etapas vitales marcadas por la burocracia definan al ser y el estado del ser. Probablemente muchos autores que publicaron en la edad madura pudieron sentir este temor o esta ilusión. Respuesta fácil: si se decide o se accede a publicar, el temor ha de ser sobrepasado por otra cosa –no ilusión, no en mi caso al menos, pero otra cosa-. Aunque también hay cierto masoquismo en las decisiones del poeta, y también hay decisiones o actuaciones precipitadas o impulsivas. Todo eso tiene mucho que ver.
La respuesta menos fácil: no siento “temor” o “ilusión”. Hay tal vez aceptación e incertidumbre. La poesía es también cierto acto revolucionario, esperanzador y esperanzado, aun cuando está inmersa en el mayor derrotismo u oscuridad. Si no, el poeta simplemente (o no tan simplemente) hubiera dejado los versos en un cajón. Que más tarde algunos editores sacarán del cajón, después de muerto, y publicarán. Quizá yo en algún momento guarde los folios en un cajón.
En cuanto a la incertidumbre respecto a la propia escritura, a las críticas y a la crítica, al error: al principio existe ese temor. He sentido ese temor al firmar el contrato de mi publicación próxima. Lógicamente no voy a decidir ni a acceder a publicar algo que no me satisfaga, que no me satisfaga al menos un poco en ese tiempo presente. Que no me satisfaga en un futuro es otra cuestión. Como lo entendieron Shklovski, Jakobson, Barthes o Rubén Darío, he entendido que hay que aceptar el tiempo.
 ¿Es más la expectativa de lo positivo o el enfrentarse a lo negativo lo que la empuja a entrar en este siempre proceloso mundo de la literatura?
Es una dicotomía curiosa. Y, como decía antes, son dos conceptos, dos posibilidades, que no se excluyen, que pueden convivir. Aunque suelo preferir no tener que hablar de mí, sino del texto en sí, ambas dimensiones están presentes en este conflicto entre lo positivo y lo negativo.
En primer lugar, realmente no me he detenido a pensarlo. Al menos, no es lo primero en lo que pensé. Así, en un inicio, no me impulsan ni la posibilidad de lo positivo, ni la posibilidad de lo negativo. Es el texto, el texto se impulsa a sí mismo. Si el poema está en el poemario, si se ha publicado, es porque el poema, por sí mismo, en algún momento, ha podido funcionar. Ya lo desmentirá o lo confirmará el tiempo.
Un aspecto indudablemente positivo es el hecho de que entrar en ese mundo te permite adquirir una consciencia no de lo consagrado y empolvado, sino de lo que se está escribiendo ahora, de cómo se está escribiendo, de lo que no se escribe, de cómo no se escribe.
“HAY CIERTO MASOQUISMO EN LAS DECISIONES DEL POETA”
En cuanto a un plano más personal, no hay “expectativa” de lo positivo. Pero sí es cierto que en alguna ocasión he podido creer en el funcionamiento de un poema, he podido pensar favorablemente en cuanto a su recepción o lectura. Hay poemas que ahora me rechinan. Sé que probablemente haya críticas y crítica, afiladas o perniciosas, justas o injustas, objetivas o subjetivas, con algo de verdad o con algo de mentira. Es una realidad que no se puede ignorar, pero que al mismo tiempo impulsa a la búsqueda –del poema, de la forma, de-. De algo. Como decía, hay que aceptar el tiempo.



PANORAMICA UNION EUROPEA - AMERICA LATINA



Ministero dello Sviluppo Economico

REDAZIONE


Panorámica Latinoamericana es una plataforma informativa, de investigación y análisis, especializada en las relaciones birregionales Unión europea-América Latina y Caribe o CELAC-UE. Nuestro objetivo es lograr mayor acercamiento, entre estas regiones, basado en el conocimiento.

Crónicas de Jorge Zavaleta Alegre, Washington DC.

viernes, 24 de marzo de 2017

LA SALUD ESTA ENFERMA. REPUBLICANOS NO TEMEN CONTAGIO



Jorge  Zavaleta Alegre
Los Republicanos aparentan  temor  de perder su carrera política si  respaldan iniciativas de la ultraderecha norteamericana, sobre todo  en el delicado tema de la salud.

La población  del mundo percibe  que la prensa tradicional, no puede lograr  fácilmente sus objetivos de hacer realidad  la campaña de presión de la Casa Blanca. Todo indica que su proyecto  fracasó.

La Cámara de Representantes decidió este fin de semana de Marzo, por falta de votos, postergar la  anulación de “Obamacare”,  estrategia con la cual busca desmantelar una pieza clave del Partido Demócrata, durante la Administración Barack Obama.
Los canales republicanos destacan las negociaciones entre bambalinas para sumar adeptos, y posiblemente someter a voto. El presidente Donald Trump,  teatraliza su conducta. Dice que no logra convencer a sus socios  conservadores que aún no apoyan una medida para anular “Obamacare”.
 En realidad  solo hay una estrategia. Hacer creer que entre los republicanos también hay democracia, más allá de los  negocios de los laboratorios farmacéuticos  y seguros médicos. El  grupo legislativo “Freedom Caucus” juega con Trump nuevas concesiones para ampliar los ingresos  de los  grupos ligados a la salud.
La Ley de Cuidados de la Salud Asequibles (Affordable Care Act)  es una reforma en EU que extiende y mejora el acceso a los cuidados de salud y disminuye el gasto mediante regulaciones e impuestos  a la industria de los seguros médicos y la reducción  del gasto  en este sector.

La ley aprobada el 23 de Marzo del 2010, por la administración  de Obama revela  y conjuga diferentes aspectos de “la crisis de cuidados de la salud”, provocada  fundamentalmente por el  comercio de las medicinas, la pugna de los  grandes consorcios, frente a la competencia de la India,  China, con la consiguiente promoción de programas que según la larga historia de la medicina  son aportes a la  sociedad globalizada.

ObamaCare es el nombre no oficial de la Ley para la Protección de Pacientes y Cuidados de la Salud Asequibles (The Patient Protection and Affordable Care Act). Los  trabajadores, sobre todo jóvenes  se quejan de los descuentos en planilla  de  la  cuarta parte de los salarios, montos que sirven para acceder a un servicio, que no necesariamente es de primera calidad.

La Ley de Cuidados de la Salud Asequibles reúne algunas ventajas  para la población  como:  nuevos beneficios, derechos y protecciones a los Americanos con respecto al cuidado de su salud. Establece un Mercado de Seguros Médicos (HealthCare.Gov) donde los Americanos pueden comprar Seguros Médicos federalmente regulados y subsidiados durante el  registro abierto. Extiende Medicaid a todos los adultos en muchos estados.

Dicha  Ley de Cuidados de la Salud Asequibles (Affordable Care Act) es el resultado de décadas de ideas de ambos partidos políticos y la industria de cuidados de la salud. La idea de una ley individual fue presentada por primera vez por los actuales opositores de la ley de “Heritage Foundation” en 1989. ObamaCare se modeló después de “Romney Care”, el nombre no oficial para la ley de reformas de la salud implementada en el Estado de Massachusetts por el entonces gobernador republicano Mitt Romney.

Cada año,  durante el periodo  de registro abierto, una persona  puede obtener cobertura a través del Mercado de seguros médicos, o comprarlos fuera del Mercado de Seguros. Este año el registro abierto comenzó el 1º de noviembre del 2016 y terminó el 31 de enero del 2017.

Muchos Americanos con ingresos por debajo del 400% del nivel federal de pobreza (FPL por sus siglas en inglés) calificarán para subsidios de asistencia financiera mediante el mercado de seguros. La asistencia financiera se provee de tres maneras: Créditos fiscales para la reducción del costo de la prima, subsidios para compartir los costos de los gastos adicionales.

La Ley de Cuidados de la Salud Asequibles (Affordable Care Act) contiene más de mil páginas de reformas a los seguros médicos y las industrias de cuidados de la salud con el objeto de combatir el incremento en costos de los servicios de salud y dar seguros médicos asequibles a más Americanos.  A pesar de su extensión y complejidad, las reformas más importantes están contenidas en las primeras 140 páginas de la ley.

Antes de esta norma el  trabajador no tenía forma de reclamar y apelar efectivamente a las reglas de la compañía de seguros. Hoy en día todos los Americanos tienen acceso a un número de nuevos beneficios, derechos y protecciones sin precedente.

Tres años  atrás, 44 millones de Americanos se quedaron sin seguro médico (cerca del 16% de la población). La mayoría de los no asegurados eran familias trabajadoras y otros que simplemente no pudieron pagar un seguro médico.

Uno de los principales objetivos de ObamaCare es ayudar a estas personas a tener seguro médico extendiendo la elegibilidad para obtener Medicaid y ofreciendo ayuda financiera a través de los mercados de seguros médicos. Hacia el final del registro abierto en el 2014 menos del 13% de los Americanos carecían de seguro. Hacia el 2015 la tasa de no asegurados ha disminuido por debajo del 10%.

Los negocios pequeños con menos de 25 empleados de tiempo completo ingresando menos de un promedio de $25,000 anual en salarios, son elegibles para cuidados de salud subsidiados.

ObamaCare contiene muchas disposiciones destinadas a frenar costos que han ayudado a reducir el incremento del gasto de Medicare y el gasto en cuidados de salud en general. ObamaCare mejora la calidad de los cuidados que reciben los Americanos al proporcionarles mejores servicios de salud y bienestar preventivos y elevando los estándares de la cobertura básica de cuidados de salud. También elimina las condiciones pre-existentes y la discriminación de género. A nadie se le puede cobrar más o cancelarle su seguro médico por motivos relacionados con su salud o su género.

Los republicanos no pueden todavía eliminar de un tajo  el seguro de Obamacare. Hay agregados de la Ley que conforman leyes aparte. Y uno de ellos es el hecho de que los jóvenes hasta 26 años pueden ser incluidos en las pólizas de seguros médicos de sus padres. Otra parte es que Trump no podrá eliminar tan fácil de la Ley de Obamacare, respecto a la cobertura de enfermedades preexistentes.


Los republicanos tienen la meta de ir destruyendo poco a poco la Ley del Obamacare, que sin duda va a generar traumas en millones de personas que no pueden pagarse un seguro medico. Derogaciones parciales del Obamacare 2017 conducirán a una inestabilidad para que viejos incorporados y los nuevos,  pierdan de manera paulatina la cobertura de un plan médico a menor costo.