Papel de Arbol

domingo, 17 de abril de 2016

DIARIO LOS ANDES DE PUNO, UN GRAN CAPITULO EN LA HISTORIA DEL PERU




Por Jorge Zavaleta Alegre, Washington DC

Corresponsal  Diario16 de Madrid


Conocí en los años setenta, al abogado y periodista Samuel Frisancho, quien tras el fallecimiento de su padre Ignacio Frisancho Macedo, asumió la  Dirección de Los  Andes, con la misma nobleza e ímpetu para mantener la calidad y el mensaje de los más destacados pensadores del  Altiplano  y del Mundo. 

En la actualidad, con el liderazgo del joven periodista   René Calderón Vilca, quien asume la conducción del diario  en momentos difíciles para la entonces directora Emperatriz Frisancho, en que los  grupos de poder querían arrebatar  al diario la publicación de la gaceta judicial. Pues la historia no se trunca y el directorio  decide transferir el diario a un grupo de jóvenes profesionales liderados por René Calderón Vilca, dinámico y perseverante, quien  en larga tertulia pudimos  hablar en el 2008 el alcance del diario en el Altiplano, incluyendo La Paz, Oruro, Potosí, la sierra de Moquegua y Tacna y para los millones de migrantes que caminan por el mundo.

Considero que El Diario  LOS ANDES, fue una de las excepciones más claras  en el   Sur, en explicar  los cambios sociales de lo que significaba la Reforma Agraria de 1969. Cuando Puno  fue declarado Capital de la Propiedad  Social, región donde se liquidó el latifundio para dar paso a las  Sociedades Agrícolas de Interés  Social, una modalidad empresarial adecuada a la realidad nacional, con aportes de la autogestión  tan en boga en Europa,  antes de la caída del Muro de Berlín. 

Los comuneros del Altiplano, empezando por Nuñoa daban muestras de su solidaridad histórica. Pero la historia no es lineal.  Llegó el neoliberalismo al Perú, con la desastrosa traición a los  principios de La Riqueza de las Naciones, de Adam Smith, autor de un libro  fundacional  de la  Economía Política, quien sostiene que el mercado demanda de un Estado eficiente, crítico, ético, que impere la justicia para todos.

Investigaciones recientes, como la del poeta y economista  Richard Cacchione, confirman  que Puno llegó a tener una de las primeras imprentas,  porque Lima, con su centralismo,  impidió la instalación de una segunda  imprenta que le hiciera  competencia. 

Me viene a la memoria el hermoso gesto de don Samuel Frisncho, quien me obsequió El Album de Oro de Puno, una colección de XII Tomos de la rica, hasta entonces inédita,  historia de las luchas por la libertad  y el derecho de vivir en Los Andes, colección que la mantengo con  sumo cuidado, porque para los ilusos y dogmáticos solo el 0.001 por ciento de los libros han sido publicados en Internet, porque aún el  Derecho Internacional no ha encontrado el camino para que todos los países miembros  de la  ONU reconozcan los derechos de autor y así poder ampliar e incluir en las bibliotecas públicas  y en el mercado,  evitando el delito de la piratería tan dañino  y perverso para los creadores: escritores, poetas, pintores, cineastas....


Las lineas que  siguen son datos y referencias formales de los  directivos de Los Andes. ´



















































































www.papeldearbol-papeldearbol.blogspot.com





















































































Escribe: Los Andes | Sociedad - 12 oct 2013
La memoria gráfica de Puno está esculpida en las páginas del Diario Los Andes, fundado el 12 de octubre de 1928, considerado como el “Decano de la Prensa Regional”, que emergió bajo la dirección de Ignacio Frisancho Macedo y hoy cumple 85 años.

Entre los cofundadores de este importante medio escrito, se destaca la participación de intelectuales puneños como Carlos Barreda y José Herrera, a quienes se les considera como tributantes de aquellas páginas que imprimieron historia y sentimiento puneño.

El precio de la primera edición era de cinco centavos, su lema era “diario noticioso al servicio de los intereses del departamento”, frase que encarnó cada una de sus ediciones y por ello se convirtió en uno los periódicos más influyentes.

Los Andes, hecho bajo los principios de reivindicación y defensa de los intereses de la región, inicialmente era un diario vespertino y se editaba en linotipo en 4 páginas, en la tipografía J.G. Herrera, cuya oficina quedaba en la calle Moquegua Nº 38-casilla Nº 96.

Desde su fundación, fue un diario con campañas brillantes por la defensa de las libertades públicas, la defensa de los hombres del altiplano, gestiones continuas por conseguir carreteras asfaltadas, construcción del hospital regional, la reapertura de la Universidad Nacional del Altiplano y la central hidroeléctrica de San Gabán.

Dentro de su larga historia registra aportes de connotados intelectuales puneños, como el maestro José Antonio Encinas, Emilio Romero Padilla, Carlos Dante Nava, Mateo Jaica, Lisandro Luna, Federico More, Alejandro Peralta, entre otros.

Esta es la razón, por la que el Diario Los Andes, se ha convertido en la actualidad en la consulta casi obligada de historiadores y académicos, debido a que en sus páginas se guarda celosamente la historia viva de Puno.

La vigencia de este diario enmarca varias facetas; por ejemplo, el 14 de diciembre de 1963, asume la dirección del diario el abogado y periodista Samuel Frisancho Pineda, tras la muerte de su padre Ignacio Frisancho Macedo.

Desde entonces continuó con la enorme responsabilidad de publicar en forma ininterrumpida el tabloide, cumpliendo así el sueño de su padre fundador, que paralelamente a la información se insertó las publicaciones de artículos culturales.
No sólo se dedicó a la dirección del Diario Los Andes, sino también editó un total de 17 "Álbumes de Oro", una valiosa bibliografía impresa donde está escrita la historia de Puno, entre documentales, semblanzas a destacadas personalidades, convirtiéndose en un documento valioso para los investigadores.

Las primeras innovaciones tecnológicas mediante la utilización de impresora offset se realiza en la década de los 90; específicamente desde la edición del 22 de agosto de 1995, luce con color e impresión con moderna tecnología.

El 4 de mayo de 2001, Samuel Frisancho Pineda deja de existir por su avanzada edad, tras haber permanecido 38 años en la dirección, y es reemplazado por su heredera Emperatriz Frisancho Murillo.

El año 2004, Los Andes, deja de ser el diario oficial de Avisos Judiciales; con esta determinación de la Corte Superior de Justicia de Puno, se vio perjudicado y esto hizo que el 21 de agosto de 2004 deje de editarse.

Con el hecho de depender de avisos judiciales parecía extinguirse como muchos habían vaticinado, indudablemente eran momentos difíciles para la entonces directora Emperatriz Frisancho, hasta que decidió transferir el diario a un grupo de jóvenes profesionales liderados por el periodista René Calderón Vilca, quien le inyectó dinamismo y perseverancia, inspirado en la defensa de la cultura quechua y aymara 

Se trata de la cuarta generación que apostó por el proyecto de Los Andes, también recordada como el periodo de transición y vuelve a editarse el 4 de noviembre de 2005, en esa oportunidad como mensuario.

El 13 de marzo del año 2006, reaparece el Diario Los Andes con su edición diaria bajo la dirección del periodista César Suaña Centeno, y posteriormente el 9 de mayo del mismo año, asume la dirección el periodista René Alfredo Calderón Vilca, bajo el pensamiento puneño quechua y aymara, y la defensa de la cultura andina.

Sin embargo, 5 años después, afectado por problemas económicos pero con la promesa de renovar el modelo de negocios, el diario en su edición impresa vuelve a desaparecer; la última edición se imprimiría el 4 de diciembre del año 2012; sin embargo, la edición digital continúa ininterrumpidamente.

Después de varios meses de espera, el 21 de noviembre de 2012, bajo la dirección de René Calderón y Flor Asillo, el diario Los Andes estrena nueva tecnología de impresión, una rotativa Suburban 1100 con alta calidad de impresión y anuncia su retorno con cambios significativos y nueva presentación.

El nuevo equipo del diario Los Andes, al cumplir los 85 años está empeñado en brindar noticias acorde a la exigencia del público: información regional, precisa, veraz y plural.