Papel de Arbol

miércoles, 2 de marzo de 2016

La Banca Mundial y el círculo vicioso de la pobreza,según el Mercurio

Verónica Mendoza, psicóloga egresada de una Universidad de  Francia, lidera un Frente Amplio de las fuerzas progresistas, con una limpia  hoja de vida.  No sucede con otros  17  candidatos, de un total de 20,   que se disputan la Presidencia del Perú en las elecciones del 9 de abril próximo, que  poseen una larga lista de acusaciones por delitos  financieros, narco indultos, plagiadores de libros enteros y  bienes de inmuebles de dudoso origen. Un detalle, Fujimori condenado a 25 años de cárcel, postula a través de su hija y los siniestros asesores….etc. 

Jorge Zavaleta Alegre.- El Perú vive un agitado clima electoral. Una veintena de los candidatos, de  cuales solo  tres, no  están vinculados con centenas de  narco indultos, contratos sobre valuados, subvenciones de origen desconocido, en suma las  cuarenta plagas de  Egipto, tras la torta de un país sudamericano que ostenta,   tras diez años de continuo crecimiento económico agro minero exportador,  en el país donde el Producto  Bruto  Interno- PBI, se concentra en el 1% (uno por ciento) de una  población de más de 30 millones de personas.
Ollanta Humala, militar retirado, en su pueblo natal de 0yolo, de donde nunca  debió salir
Cuando faltan veinte semanas para que concluya el mandato presidencial del actual gobernante del Perú, de pronto al oscuro gobernante, le ha surgido la preocupación por modernizar la gestión del gasto público y estimular al capital  humano,

El improvisado militar que  tuvo que recurrir a la toma de un cuartel, donde sus compañeros de armas lo cobijaron, comienza a reactivar el endeudamiento del país con la banca  multilateral, esta   vez para diseñar y ejecutar los “Programas de Gestión del Gasto Público y del Riesgo Fiscal” y “Estímulo al Capital Humano y la Productividad”,  cada  uno  de ellos hasta por  US$ 1,250 millones.

Las operaciones autorizadas por los Decretos Supremos N° 031-2016-EF y N° 032-2016-EF, publicados el viernes 26 de febrero último, precisan  que en esta ocasión el compromiso es con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF),  nombre  fundacional del BM.

Estos simbólicos préstamos, informa el MEF, se dan en el marco de la Ley General del Sistema Nacional de Endeudamiento, y  la estrategia de mitigación de los riesgos a los que está expuesto el país como consecuencia de desastres naturales o crisis de tipo económica o financiera.

La finalidad, remarca el MEF, es contribuir a fortalecer la posición fiscal de la economía nacional y mitigar la vulnerabilidad de las finanzas públicas.   El MEF aclara  que estos préstamos no se desembolsarán de inmediato, porque deben ser utilizados solo en caso que el tesoro público tenga una necesidad imprevista de recursos fiscales, generada por las razones antes señaladas.

El acuerdo de estas  operaciones, explica la autoridad fiscal,  “se realiza en un contexto internacional complejo e incierto, en el cual la disciplina fiscal es clave para el crecimiento, toda vez que estas operaciones están enfocadas en aumentar el capital humano y la competitividad, y por otro lado fortalecer la gestión del gasto público así como el manejo de los riesgos derivados de las asociaciones público privadas”.

El préstamo para el “Programa de Gestión del Gasto Público y del Riesgo Fiscal”, hasta por 1,250 millones de dólares, dice en su voluminoso expediente que está orientado a promover la eficiencia en el gasto público en los gobiernos regionales  y locales, así como a mejorar el mecanismo de las controvertidas Asociaciones Público-Privadas.

Los estudios que justifican las dos operaciones crediticias, señalan que en ambos programas indicados, se involucra a la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos, el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual, la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria, el Instituto Nacional de Calidad, entre otras.

Una primera  conclusión. La suma de las deudas del sector púbico y del privado del Perú  –tanto en el extranjero como al interior del país- llega a un monto aproximado de US$ 75,000 millones, según el Banco Central de Reserva (BCR) y la Dirección de Tesoro y Endeudamiento Público del MEF.

Para qué endeudarse con la  banca de desarrollo en dos proyectos  que ni siquiera  pasaron por  la imaginación del improvisado presidente,  cuando  estuvo en las alturas del poder y cómo asegura  que esos  recursos del  BM no sean modificados y sirvan de pronto para atender compromisos  no cumplidos  con el  entorno  que  deja el Palacio de Pizarro  y  tenga que supervivir  bajo la sombra del dinero de un Banco que nació para reconstruir la  Europa destrozada por la segunda  guerra mundial.

La ciudadanía percibe que  los técnicos de la  banca de desarrollo  tienen una amplia formación ética y se espera que pondrán reparo a los cambios que intenten disfrazar los fallidos  gestos de tecnificar el aparato público, en un Estado   que bordea el 1.5  millones de personas. Ojo señora Christine Legarde, usted ha visitado varias veces el Perú, lideró la asamblea de gobernadores de su institución en Lima  2015  y conoce la psicología del empleado público y del empresario de este país, empobrecido por el libre mercado, cuyas utilidades del comercio y del PBI se concentran en el 1% de la población.

Antes de esta decisión  tardía, el presidente que traiciono su promesa electoral  y que inclusive ignora que en su tierra natal de Pausa-Oyolo-Ayacucho, se estrenó por primera vez en América Latina la versión teatral de El  Quijote de la Mancha. Si su memoria no es tan frágil, en una conferencia con la Prensa  Extranjera del Perú, para asombro  de mis colegas, usted no supo responder y entender el sentido y la importancia en la vida de lo que significa el lugar donde uno nace.

El Instituto de Estudios  Peruanos,  que  agrupa   a  los mejores intelectuales de la región, señala que  según el   Barómetro 2016, solo  al  10% de la población encuestada  le preocupa la corrupción, porque es una  tradición que “No importa que el presidente y su gobierno roben,  lo importante es  que se hagan  obras”.

En efecto el presidente que dejará el  poder en julio próximo es acusado, junto con su esposa, de haber sobrevaluado  el Gasoducto Sur Peruano que llevará el gas de  Camisea (Cusco) hasta la frontera con  Bolivia  Chile.  Hace tres años  el proyecto fue valorizado en 3,500  millones de dólares, pero a  fines del  2015 el gobierno  ha sido suscrito el mismo proyecto con la misma empresa brasileña Odebrechet por más de siete mil millones de dólares.  El presidente del  directorio de esa firma está en prisión y el gasoducto está financiado, en parte, con la sorpresiva alza del consumo  de electricidad domiciliaria.  Esta es solo una perla.