Papel de Arbol

sábado, 31 de octubre de 2015

El cazador ausente y la violencia del tiempo


Jorge  Zavaleta Alegre
En El cazador ausente, la novela más reconocida de  Alfredo  Pita (Celendín, 1948), su protagonista,  el periodista Arturo Pereda,   vuelve en busca  de la  verdad, siguiendo la ruta del clásico Ulises: “no la imposible verdad absoluta  sino  la concreta  de un puñado de jóvenes  que quisieron luchar por  un mundo mejor y acabaron en un drama  de  traición  y muerte”, refiriéndose  al  cruel  Sendero  Luminoso.

Pita, escritor y periodista de AFP en París, a lo largo de 435 pp, realiza un claro deslinde  respecto a la mística y la  filosofía que  inspiraron a las guerrillas  y líderes de  los  sesenta,   que ahora, sin duda,  explican la necesidad de  construir la  unidad de la izquierda con miras  a las elecciones generales del  2016, para  enfrentarse en las urnas a candidatos presidenciales de narcotraficantes indultados y/o a la  hija de un ex presidente encarcelado con penas de  25 años por delitos  de lesa humanidad.

Pita es también autor  de la  novela El  rincón de los muertos  (2014), de libros de cuentos Y de pronto anochece (1987), Morituri (1991) y Extraños  frutos (2010), del libro de memorias  Días de  sol y silencio (2011), del libro  para  niños Un pequeño capitán (2012). Ha  ganado, entre otros premios, al Poeta  Joven, durante un encuentro realizado  en Perú de 1966.

A manera  de conclusión, tomando  una  frase  d. de José Manuel  Fajardo,  quien desde Lisboa, señala que el autor de El  cazador ausente  regresa  al  Perú a ajustar  cuentas con su pasado, con  su memoria y con su propia  responsabilida

El escritor cajamarquino aborda el tema social  del  Perú, siguiendo  muy de cerca el panorama y  los conceptos de Miguel  Gutiérrez (Piura, 1940), quien influenciado por  la  gran novela  europea del siglo XIX y por la narrativa del boom latinoamericano,  se graduó en  1967 con la tesis Estructura e ideología en Todas las Sangres.

UNIVERSIDAD EICHSTÄTT
En la casa de estudios de Alemania, Miguel Gutiérrez y  Alfredo Pita enriquecieron el encuentro  de escritores  explicando precisamente la  “violencia del tiempo” de un  Perú  fraccionado,  enfrentado, subdesarrollado, siempre amenazado por no poder superar la pobreza  secular, tal como refleja   El cazador  ausente, ganador  del Premio Internacional de Novela Las  Dos  Orillas, del  Salón Iberoamericano del Libro de  Gijón,  España, por lo que fue traducido y publicado en cinco  países   europeos.

Miguel Gutiérrez define su extensa obra como literatura comprometida, característica que se expresa en sus ficciones a través de un denso y animado fresco social, cuya crítica es profunda y consistente, ajena a la facilidad de la propaganda. Es autor de  numerosos ensayos y  novelas  como  La violencia del tiempo, El viejo saurio se retira, Hombres de caminos, La destrucción del reino y en Una pasión latina, la más reciente  de su amplia  reflexión sobre el Perú.

ESCRITORES  CONVOCADOS
La Universidad Católica Eichstätt-Ingolstadt es la única universidad católica en los países de habla alemana, pequeña, sin embargo, es la universidad privada más grande de la  Alemania unificada, fundada bajo el derecho papal, cuyo  soporte es la conferencia de obispos de Baviera.

Esta casa de estudios se rige por la constitución apostólica dejada por el papa Juan Pablo II  y en décadas atrás convocaba en  su campus  a más notables escritores  de cada  uno de los países  latinoamericanos.

En la década de los noventa, le correspondió al  Perú participar en un  foro con la  coordinación  de Karl Kohut,  José Morales Saravia y Sonia V. Rose. Las exposiciones de los participantes fueron  editadas en un volumen de Vervuert Iberoamericana, en Madrid, 1998.

Literatura Peruana hoy, crisis y creación, es el título del libro que  condensa  contribuciones  de autores y críticos peruanos y de especialistas  alemanes y de otros países  que reflexionan  diferentes  aspectos  de la  cultura  y literatura contemporánea.

Entre los asistentes  que  más  destacan en  el mencionado  libro  figuran  Karl Kohut,  Antonio  Cornejo Polar (1936-1997), Alonso  Cueto, Guillermo   Niño  de  Guzmán,  Miguel  Gutiérrez,  Walter  Burno Berg, Mark I. Millington, Sonia V.  Rose,  James Higgins, Cronwell Jara,  José Morales  Saravia y Horst Nitschak.

Igualmente, José Miguel Oviedo,  Abelardo Sánchez  León,  Carmen Ollé,  Vittoria Borsó, Susana Reisz, Kati Rpttger, Giovanna Pollarolo, Jorge Zavaleta  Balarezo (sobre el cine en el Perú: ¿la luz  al  final del  túnel), William Rowe.Martín Lienhard y Roland Forgues,

Alfredo Pita, explicó su  experiencia en el   Diario  Marka, un periódico que en los primeros años de 1980 superaba tirajes de  120 mil  ejemplares, en un intento   de  unir  a la Izquierda Peruana  liderada entonces por el candidato Alfonso Barrantes, quien renunció a la  segunda vuelta en 1985, porque consideró que la Izquierda  aún no  había logrado la madurez necesaria para  dirigir  un país. 

Asistieron a la cita de la Universidad Católica Eichstätt-Ingolstadten  unos  treinta  escritores peruanos y algunos periodistas, en una cita original, porque nunca en el Perú, institución alguna  había logrado una  concentración  tan necesaria para  apreciar  el  grado  de  integración y  las dificultades de  este  gremio.

No cabe duda,  que hubo ausencias, pero  explicables en un foro de esa  dimensión, primero porque en esos  tiempos no eran  frecuentes  y las tecnologías  aún no  facilitaban las  bondades mágicas de  Internet.

Miguel  Gutiérrez, ha sido fuente de constante crítica en el medio editorial peruano. A tal extremo que un reconocido poeta no invitado a Eichstätt-Ingolstadt,  aprovechó para deslizar una supuesta filiación senderista del  autor piurano en la prensa de Berlín,  en tanto  desde El  Dominical de El  Comercio, descalificaba la iniciativa académica  de la  Universidad germana. Por  cierto,  Miguel  Gutiérrez  tuvo que viajar a  Berlín para  esclarecer el  infundio.