Papel de Arbol

viernes, 1 de mayo de 2015

LA ULTIMA NOTICIA. CONVERSACIONES SOBRE EL PERU, segun EL MERCURIO

http://www.elmercuriodigital.net/2015/05/la-diversidad-cultural-en-el-peru.html#.VUQ7gPAkldg
 1/5/15
La diversidad cultural en el Perú

•elmercuriodigital ▫ Jorge Zavaleta Alegre. Lima-Madrid.- ‘La  violencia, venga de donde venga, genera mas violencia. Los tupamaros, por ejemplo, no practicaron el terror. Y  Uruguay eligió  un presidente exitoso´.

Algunas preguntas que se formula el ciudadano. Cuál es el cine  que se produce o debe producirse  en el Perú. Debe abordarse  la memoria o el olvido. Cuánto hay que hacer. Cuál es el momento.

La respuesta es: en todo momento, siempre.

La gente citadina desconoce el mundo rural. El mercado ofrece algunas películas -como Asu Mare 1 y 2, y A los 40- que gozan de masiva concurrencia. Ese es el cine del olvido, carece  de narrativa estructural, opinan los estudiosos del cine.


Todas las sangres, un Perú, lema del ciclo de conversatorios  convocado  entre abril y octubre del 2015,  por el Ministerio  de Cultura y el Instituto  de Estudios Peruanos, con el apoyo  de Cultura24tv, presentó el 29 de abril, un foro sobre Cine peruano y memorias, como parte de la discusión  de distintos temas relacionados con  el modo  en que vivimos la diversidad cultural en el Perú de hoy.
Jorge Zavaleta Balarezo,Univ. Pittsburgh y Rene weber,G.Chaski.

El foro contó con la participación de un público especializado, apasionado por todo quehacer creativo, y los expositores Alejandro Legaspi, cineasta, corresponsal de la TV Suiza y fundador del Grupo Chaski, y director de La última noticia, Emilio Bustamante, investigador, crítico de cine, guionista y profesor de la Universidad de Lima. Y Pierre Emile Vandoorne, director del Audiovisual, Fonografía y los Nuevos Medios del Ministerio de Cultura.

La última noticia, será estrenada en el Festival de Lima, que organiza la PUCP para agosto, película que contribuye al mayor conocimiento y análisis sobre la violencia provocada por Sendero Luminoso con la feroz respuesta de las fuerzas armadas.

Como preámbulo de ese anuncio, Alejandro Legaspi sostiene un ameno diálogo con el crítico de cine Jorge Zavaleta Balarezo, Ph.D. en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Pittsburgh. A continuación una síntesis.

JZB. En esa lista de películas relacionadas con la violencia política se puede mencionar, entre otras, La  Boca del lobo, Alias Alejandro, La vida es una sola, Las malas intenciones, Tarata, Paloma de papel, Los ronderos, Coraje, La prueba, Alias La Gringa, Viaje a Tombuctú, Ni con Dios ni con el diablo, Yuyanapak Para recordar, Difundiendo la verdad, Tempestad en los Andes  y una larga lista de producciones realizadas por cineastas regionales de Ayacucho, y del Sur Andino como Palito Ortega Matute.

La trayectoria de Chaski, representa  al cine  de los ochenta. Nos permite comprender el  Perú y los cambios producidos en estos  treinta años.  Continúa una tradición en el cine latinoamericano retratando la marginalidad, la pobreza, los graves contrastes de un país en el documental  Miss  Universo en el Perú (1982), los largometrajes  Gregorio y Juliana.

Esta tradición latinoamericana, deudora de Los Olvidados, del maestro Luis  Buñuel (México 1950), y continuada por obras  como Rio 40 grados, Tire dié, Pixote, encuentra en el orgánico trabajo de Chasqui, reconocido en festivales como el de La Habana, una  anticipación a ese grupo de filmes tan dramáticos y realistas del  comienzo del nuevo siglo como Amores Perros, La vendedora de  rosas, Pizza, birra, faso  y Ciudad de Dios, auténticos y dolorosos retratos de la vida cotidiana en las metrópolis de América de los seres más desposeídos,  víctimas de un sistema voraz,  drástico y excluyente, producto de la presencia del neoliberalismo en nuestras tierras.

Asimismo, debe apuntarse la influencia del neorrealismo, el movimiento italiano nacido al  final de la Segunda Guerra Mundial y cuyas características –el trabajo con actores no profesionales, el rodaje en la calle, y esa visión  de un país destrozado por la guerra, marcó profundamente al cine global que vendría más adelante.

En Gregorio y Juliana las historias retratan a personajes que tienen que aprender a sobrevivir desde muy temprano, acosados por la escasez, los hogares disfuncionales, la condición de migrantes,  y que  la Gran Lima les niega permanentemente cualquier oportunidad de abandonar esa condición.

Después de esta experiencia fílmica de hace más de dos décadas, Chaski reaparece con LA ÚLTIMA NOTICIA, de  Alejandro Legaspi y la colaboración de René Weber, también docente universitario y miembro destacado de Chasqui, entre otros. Esta reaparición, a  diferencia de los trabajos previos, trata un tema tan sensible como actual, ambientado  en los años de la guerra interna  en un pueblo ficticio de los Andes y se centra en las angustiantes condiciones de trabajo de un periodista, acosado por los dos frentes, Sendero Luminoso y el Ejército. Es un nuevo y oportuno documento que se suma al corpus de películas  realizadas en pos de mantener viva la memoria de esta  tragedia nacional  que causó según la CVR más de 70 mil muertos, y la secuela de los llamados desplazados, a quienes, por ejemplo, Claudia Llosa retrata en La teta asustada,  basada en hechos dolorosamente reales.

AL. Detrás de la larga lista, se puede agregar dos documentales que hemos realizado como Sueño lejano, y veinte años atrás hicimos un corto sobre dos niños que trabajan en un mercado  de frutas. Se llamaba Encuentro de hombrecitos, en el cual nos hablaban de sus sueños. Veinte años después, cuando eran adultos,  buscamos a estos personajes para que nos contaran  cómo  fue su vida, cómo  fueron sus sueños. Este documental tuvo mucho éxito.

El otro documental que hicimos hace dos años se centra en la vida de un cura suizo que reside en Orurillo, en las  alturas de Puno y que es un cura que hace cuarenta años se enamoró de la Teología de la Liberación y vino al Perú, y desde esa época vive en los Andes, trabaja como sacerdote y tiene una vida apasionante. Entre otras cosas, porque cada vez está más acosado  por el Opus Dei y una Iglesia contraria  a la  teología.

Estos  son dos documentales que hicimos antes de emprender La última noticia. Esta sí es una  ficción. Estoy  tratando de llegar a tiempo para el  Festival de Lima y sino iniciaré conversaciones para  hacer  un recorrido por festivales antes del estreno  en Lima.

JZB. Tenemos pendiente una nueva Ley de Cine para el Perú, el proyecto lleva esperando dos años y depende de la decisión de los Ministerios de Cultura y de Economía. ¿Cómo podemos encontrar un marco conveniente, como existe  en otras  naciones, que ven el cine una inversión cultural y, siempre, como el rostro de un país?

  AL. Esa inquietud no tiene respuesta. Hace años pensamos en un comienzo que la coyuntura de este gobierno -Humala- era una posibilidad de contar con una ley. Inclusive dos ex de ministros de Cultura -Susana  Baca  y Luis Peirano – apoyaron este proyecto.  Y esa propuesta no la hicimos  sólo los  cineastas sino con la participación del Ministerio de Cultura. Luego hay un ministro de Economía que dice   ‘No se puede’.

Habrá que seguir luchando para que esa ley sea aprobada. En la actualidad  el problema legislativo no es con la producción sino con la distribución.  El derecho de pantalla consiste en que la producción  tenga un espacio en los cines, la llamada “exhibición obligatoria”, que animaría al público y los espectadores a conocer la variedad de propuestas del cine peruano en una cartelera absolutamente dominada, ahora mucho más que nunca, por los productos comerciales de Hollywood.

El cuello de botella para los documentales es la exhibición. Los documentales no se pasan ni en los cines ni en la TV, que es el lugar lógico para su exhibición, como ocurría durante el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, amparado en la ley 19237, que contemplaba una serie de beneficios y oportunidades para el cine nacional.

Frente al problema de la distribución y exhibición, Chaski señala en su web, que  es un problema terrible para todos los países latinoamericanos porque hay un dominio de grandes empresas transnacionales que no permiten que la gente pueda llegar al cine que quiere ver, a la diversidad que el cine ofrece, sobre todo en esta época de globalización, interconexión y tecnologías avanzadas sino que solamente tiene acceso a un cine que que el mercado nos impone.

JZB. Respecto a  Sendero, usted sostiene que fue opaco, actuaba  escondido, a  diferencia de las guerrillas  de los sesenta. ¿Cuál  es su juicio actual sobre Sendero?

AL. La actuación de Sendero fue totalmente equivocada. Creo que varios movimientos guerrilleros en América Latina  se equivocaron. Sí. En su momento fracasaron, no pensaron bien. En el caso de Sendero  no sólo creo que fue un error sino que fue una barbarie. Allí esta  la diferencia sustancial.

Hay movimientos guerrilleros que se equivocaron. En  el país donde yo  naci,  Uruguay, los  Tupamaros se equivocaron en el momento, pero  muchos años después José Mujica llegó al poder,  porque no utilizó la violencia, y es un presidente exitoso.

En el caso de Abimael, nunca va a ser presidente del Perú.

COMENTARIO FINAL

LA ÚLTIMA NOTICIA, rescata el rol de un periodista que  trabajó entre dos fuegos y que figura en la lista de desaparecidos. Ha sido filmada en el pueblo imaginario  de Yurubamba - Ayacucho.

Los asistentes al conversatorio sobre Cine y  Memoria, comparten los aportes de Chaski, e interpretan el contenido de sus obras vinculándolo a conceptos como "Cine: espejo y reflejo de nuestra realidad" o "Cine para el desarrollo".

"A lo largo de nuestra trayectoria, el Grupo Chaski ha apostado por un cine nutrido de vida, comprometido con los intereses sociales, la cultura e historia milenaria de sectores amplios y populares de la sociedad peruana". "El cine puede ser un vehículo de desarrollo y empoderamiento".

Chaski produce películas que tienen que ver directamente con la realidad social y cultural del país. Sus miembros esperan continuar acercándose a los temas de la memoria y los sueños de hacer cine desde la comunidad para que esta pueda reflejarse y, a partir de allí, reflexionar, de una forma orgánica y descentralizada, sobre esta producción audiovisual alternativa, un cine que se anuncia, por nuestro particular contexto sociocultural y emprendimiento, profundo y diverso: un cine comunitario, en el que también participan, desde su concepción y desarrollo, una serie de mujeres cineastas.



0 elmercuriodigital.es :

Publicar un comentario en la entrada

- EL MERCURIO DIGITAL - Comentarios








en elmercuriodigital