Papel de Arbol

miércoles, 26 de octubre de 2016

POBLACIONES INDIGENAS SUFREN PERMANENTE PERSECUCION JUDICIAL


Las poblaciones indígenas son víctimas permanentes de la persecución de los administradores  de justicia ligados a los grandes consorcios  que destruyen la flora, la fauna  y la vida de las comunidades. Desde siglos los comuneros han conservado  la reserva ambiental más grande del planeta. El  año 2015  fueron asesinados más de 150 defensores de  la naturaleza.

Esta denuncia la formula la organización  Chirapag que congrega  a dirigentes comuneros  y  a destacados profesionales  autores  de cientos de libros e investigaciones,  pero que  aún  quedan impunes  por  los delitos que cometen. 

Las víctimas son tantas como las incursiones clandestinas de las petroleras, gasiferas y  madereras que destruyen miles  de hectáreas, ante el silencio  de   gobernantes nacionales, regionales y locales.  

Indígenas de América Latina denuncian persecución judicial y advierten sobre riesgos para el medioambiente

Líderes de Honduras, Ecuador y Perú señalaron que represión se manifiesta no solo con amenazas de violencia física, sino con largas y engorrosas denuncias judiciales.

Filántropos de los cinco continentes se reunieron con ellos en Lima a fin de establecer alianzas para preservar las montañas y bosques.

Según un reciente estudio del International Funders for Indigenous Peoples (IFIP), más de 150 defensores del medio ambiente fueron asesinados en el año 2015. En la mayoría de los casos, se trataba de líderes indígenas que trataban de detener la extracción de los recursos naturales en sus comunidades.

Esta situación de emergencia ha continuado en el año 2016, cuando cobró visibilidad mundial al ser asesinada Berta Cáceres, lideresa lenca de Honduras, opositora al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca en su territorio ancestral.

Preservar la vida  de los defensores ambientales fue el tema principal de agenda en la Conferencia Latinoamérica de Donantes para Pueblos Indígenas (LAIFC 2016), realizada en Lima, Perú, del 25 al 27 de octubre.

Defensores ambientales en peligro
Laura Zúñiga Cáceres, hija de Berta Cáceres, señaló que en su país se impone un modelo extractivo “violento y extremo, sin respeto por los derechos humanos”. Ella denunció denunció que las amenazas contra la vida afectan a todos los líderes indígenas por igual. “A mi madre tener un perfil internacional no le salvó la vida. Todavía no logramos justicia para Berta”, indicó.

Gloria Ushigua, del pueblo Zápara de Ecuador, denunció haber sido golpeada y arrastrada por la policía. Su lucha contra la petrolera china Andes Petroleum la hizo recibir numerosas amenazas de muerte. Ushigua indicó que existe una creciente presencia de paramilitares en el territorio Zápara, en la frontera entre Ecuador y Perú.

Su pueblo envió al Gobierno de Ecuador una propuesta de desarrollo alternativo que incluía la medicina tradicional, el ecoturismo y otras actividades sostenibles, sobre el cual aún no reciben respuesta.  “¿A dónde vamos a ir? No tenemos donde ir… ahí mismo nos vamos a quedar tomando agua sucia, contaminada”, señaló Ushigua.

El dirigente indígena peruano, Washington Bolívar Díaz, señaló que más de 7,000 hectáreas de bosque fueron destruidas para la siembra de palma aceitera que lleva a cabo la empresa Ucayali SAC. “Hay falta de coherencia del código penal peruano con las leyes que poseen los indígenas”, señaló. Bolívar denunció haber sido arrestado, y continuar hoy con un proceso judicial en su contra.

Propuestas para la seguridad
Los líderes indígenas que participan del LAIFC 2016 señalaron que requieren apoyo a largo plazo para enfrentar los procesos judiciales, y para formar a abogados indígenas de la propia comunidad, que constituyan su frente de defensa legal.

Asimismo, manifestaron la necesidad tener medios de comunicación comunitarios, que puedan alertar rápidamente a las autoridades indígenas y estatales sobre cualquier amenaza contra su vida.

Lourdes Inga, directora ejecutiva del International Funders for Indigenous Peoples (IFIP), señaló que su organización tiene el compromiso de apoyar a los pueblos indígenas en estas demandas y destinar fondos específicos para establecer mecanismos de seguridad y brindar asesoría legal. “Nuestros hermanos indígenas no están solos”, concluyó.

El International Funders for Indigenous Peoples (IFIP), es un consorcio de más de 50 fundaciones que apoyan a los pueblos indígenas alrededor del mundo. Esta es la catorceava edición de esta Conferencia, y la primera ocasión que se realiza en Sudamérica. El lema del encuentro es “Buen Vivir: Apoyar el Papel de los Pueblos Indígenas en la Diversidad Biocultural, Derechos Humanos y Modelos Económicos Sostenibles”.

Gloria Ushigua, del pueblo Zápara de Ecuador, denunció haber sido golpeada y arrastrada por la policía. Su lucha contra la petrolera china Andes Petroleum la hizo recibir numerosas amenazas de muerte. Ushigua indicó que existe una creciente presencia de paramilitares en el territorio Zápara, en la frontera entre Ecuador y Perú.

Su pueblo envió al Gobierno de Ecuador una propuesta de desarrollo alternativo que incluía la medicina tradicional, el ecoturismo y otras actividades sostenibles, sobre el cual aún no reciben respuesta.  “¿A dónde vamos a ir? No tenemos donde ir… ahí mismo nos vamos a quedar tomando agua sucia, contaminada”, señaló Ushigua.

El dirigente indígena peruano, Washington Bolívar Díaz, señaló que más de 7,000 hectáreas de bosque fueron destruidas para la siembra de palma aceitera que lleva a cabo la empresa Ucayali SAC. “Hay falta de coherencia del código penal peruano con las leyes que poseen los indígenas”, señaló. Bolívar denunció haber sido arrestado, y continuar hoy con un proceso judicial en su contra.