Papel de Arbol

jueves, 29 de septiembre de 2016

EL DIA DEL CORAZON

NE- Jorge Zavaleta Alegre
Los Sentimientos y el Corazón. Hay corazones de oro, de piedra, de león, de color negro, grandes, bondadosos, valientes, mezquinos, encogidos, henchidos de alegría, saltarines… Corazones, en resumen, que encarnan lo mejor y lo peor del ser humano.
                              
Lienzo de July Balarezo - Taller Mestres Barcelona/Lima


Una nueva investigación revela que del amor al odio, nuestros sentimientos juegan un papel vital en el funcionamiento del corazón. Los sentimientos hostiles promueven la liberación de hormonas relacionadas con el estrés en nuestro torrente sanguíneo. Estas hormonas hacen que las arterias coronarias se contraigan, aceleren el ritmo cardíaco, aumenten la presión arterial y los niveles de azúcar y grasas en la sangre y el resultado global es que el corazón se ve sometido a un mayor esfuerzo. La vida comienza y termina con el latido del corazón.

Los griegos, creadores de la retórica, pasaron siglos debatiendo el asunto de la ubicación del alma y los sentimientos. Platón apostaba por dos almas, una de las cuales, inmortal, residía en la cabeza, y la otra, mortal, habitaba el corazón y albergaba los sentimientos. Aristóteles optó por un solo lugar para las dos almas: el corazón

La SALUD según la definición de la Organización Mundial de la Salud es el estado de bienestar físico, psíquico y social. Esta definición engloba a la persona en sus aspectos bio-psico-sociales.

La Vulnerabilidad es una condición que facilita la enfermedad. La concurrencia delos factores de riesgo tradicionales y psicosociales predispone a un estado de vulnerabilidad, que es predictor de enfermedad coronaria. A los factores de riesgo tradicionales para la enfermedad coronaria, como la Hipertensión Arterial, el sedentarismo, o el colesterol alto se han agregado los llamados FACTORES PSICOSOCIALES. La expresión emocional del conocimiento es el amor , amor y realidad son una misma cosa; porque amar, y por lo tanto la capacidad de dar y recibir, depende de la capacidad que se tiene para percibir la realidad sin distorsiones. Todo esto genera nuestra tercera riqueza o bien básico: http://es.scribd.com/doc/111859776/icontec-tecnologia

                                      Lienzo de July Balarezo- Maryland.Taller Teresa Mestres/ Barcelona

Símbolo del corazón y latido del  Vector de Roxanabalin

….
Copyright © 2016. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org.
Por Tania Marín Macías.

El riesgo cardiovascular es la probabilidad de que una persona sufra un episodio cardiovascular grave, como un infarto al miocardio o un accidente cerebrovascular durante un periodo de 10 años. Entre los factores que incrementan las posibilidades de padecerlo, se encuentran el  tabaquismo, el sedentarismo, la dieta poco saludable, el sobrepeso u obesidad y las enfermedades crónicas concomitantes como la hipertensión, la diabetes y el colesterol elevado.  En el día del corazón, queremos contarte más sobre la situación de estos riesgos en la región de América Latina.

Está comprobado que los factores de riesgo cardiovascular tienen una prevalencia muy elevada en América Latina. Por ejemplo, la prevalencia del tabaquismo en Argentina es del 22% en mayores de 15 años y del 22% en jóvenes de 13 a 15 años; en Chile, hay una prevalencia de sedentarismo del 88%; en México, el 71% de la población tiene sobrepeso u obesidad y el 10% de la población padece diabetes. El estudio LASO (por sus siglas en inglés) realizado en 8 países de América Latina, encontró  que el 9% de la población tenía niveles de colesterol elevados y una prevalencia del 20% de hipertensión arterial.


Es importante resaltar que estos riesgos son dinámicos y muchos, evitables con un cambio de conducta, la búsqueda oportuna de atención preventiva y curativa y el cumplimiento de las indicaciones médicas en caso de padecer alguna enfermedad crónica.
No obstante,  un estudio en 7 ciudades de América Latina (Barquisimeto, Bogotá, Ciudad de México, Quito, Buenos Aires, Lima y Santiago), encontró que entre el 24 y el 46% de la población estudiada ignoraba que era hipertensa y entre los hipertensos, menos de la mitad  estaba en tratamiento. Otro estudio, que incluía Argentina, Chile y Brasil, encontró  que alrededor  del 50% de la población se sabía hipertensa, sin embargo, sólo el 50% de los hipertensos recibía tratamiento. De ellos, sólo un 35% estaba en control.

Según datos de la OCDE, en México, la tasa de mortalidad 30 días después  de un infarto es del 28% y en Chile es del 14%. Mientras que en un estudio en Argentina, el tipo de aseguramiento en salud estuvo asociado a la mortalidad por infarto al miocardio. Esto nos demuestra de forma indirecta que adoptar medidas para la prevención, detección y tratamiento oportuno son una mejor opción para los sistemas de salud, que medidas enfocadas en el tratamiento de complicaciones.

¿Cómo saber el grado de riesgo que tengo de padecer un infarto?
La determinación del riesgo cardiovascular debe formar parte del paquete de servicios incluidos en la atención primaria, ya que sirve como base para realizar recomendaciones sobre estilos de vida saludable e iniciar tratamientos en los casos necesarios,intervenciones consideradas de alto costo-beneficio para países de mediano y bajo ingreso. Además, la determinación del riesgo cardiovascular cambia el enfoque actual de tratar factores de riesgo de forma aislada (hipertensión, diabetes, tabaquismo) hacia unaatención integrada bajo un marco de detección y tratamiento oportunos. Esto permite orientar los recursos hacia la población que más se beneficia de éstas intervenciones ya que al saber cuál es el riesgo de cada persona, se puede prevenir que tengan un episodio grave o mortal.

La medición del riesgo cardiovascular es accesible para todos
Se podría pensar que su cálculo requiere de exámenes médicos sofisticados. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha creado una herramienta de uso sencillo, con tablas específicas para la población de cada región del mundo y que, incluso, han sido adaptadas para contextos en los que no es posible acceder a exámenes de laboratorio. Esta herramienta se encuentra disponible en línea en este link.
Aunque existen varias formas de calcular el riesgo cardiovascular, esta herramienta es ideal para ser utilizada en la atención primaria y en lugares con pocos recursos disponibles ya que únicamente requiere de personal capacitado para utilizarla correctamente.

Para calcular el riesgo cardiovascular con las tablas de la OMS, se toman en cuenta los siguientes parámetros: edad, sexo, presión arterial, consumo de tabaco, la presencia o no de diabetes, y, si están disponibles, niveles de colesterol en la sangre.  Después, se correlacionan estos parámetros en la tabla correspondiente.
El resultado es un porcentaje que determina el riesgo cardiovascular. El mismo puede ir de menos del 10% (bajo) a más del 40% (crítico), lo que significa que la persona tiene un riesgo muy alto de tener un problema cardiovascular potencialmente mortal en los próximos 10 años.
Por ejemplo, una mujer de 70 años con niveles de colesterol y presión arterial normales, que no consume tabaco, ni padece diabetes, tiene un riesgo cardiovascular menor al 10%, es decir, bajo. Por otra parte, una mujer de  40 años que fuma, tiene presión arterial elevada, es diabética y tiene niveles elevados de colesterol, tiene un riesgo cardiovascular de 20% a <30 alto.="" decir="" es="" o:p="">
Usa la herramienta, cuéntanos cuánto riesgo tienes tú y de ser alto, qué podrías cambiar para bajar ese porcentaje.
¿Cuáles son las implicaciones para la salud pública?
La mayoría de las enfermedades cardiovasculares son prevenibles y su curso puede ser modificado con  nuevos hábitos y estilos de vida. La  disminución en su prevalencia, tendría repercusiones  en la mortalidad, la carga de enfermedad, los recursos que se utilizan para tratar a la población afectada y el costo social asociado a las enfermedades cardiovasculares.
¿Quisieras saber tu riesgo cardiovascular? ¿Qué conductas podrías modificar para disminuirlo? Cuéntanos en la sección de comentarios abajo o mencionando a @BIDgente en Twitter.
Tania Marín Macías es médica y tiene una maestría en Salud Internacional. Actualmente colabora como fellow en la División de Protección Social y Salud de BID.



wwwpapeldearbol-papeldearbol.blogspot.com
papeldearbol@gamail.com