Papel de Arbol

viernes, 23 de septiembre de 2016

ASAMBLEA DE LA ONU, TRIBUNA DEL SILENCIO




Jorge  Zavaleta Alegre

El discurso de PPK en la ONU- presidente del Perú desde hace dos meses, con el respaldo  de más del  50 por ciento de votos,  carece de algún contenido nuevo.

Similares palabras escuchamos a los dos gobernantes anteriores, para no ir más atrás. Por qué se preocupa tanto de hablar de Venezuela y Colombia, que sin intervención alguna del Perú, están resolviendo sus problemas, dentro o lejos del libre comercio que tanto admira PPK, en un país donde la salud y la educación están por los suelos, con una administración pública que no ha sido tocada ni en su epidermis.

El Estado, con su millón  400 mil servidores, sigue siendo el mismo, está a paralizado, salvo los miles de pasajeros que se pasean los fines de semana para justificar presuntos programas sociales que incluyen el 70% en gasto corriente.

Cómo puede ser posible, por ejemplo, que el Cusco pierda la ilusión de mejorar el turismo, los ingresos locales, , cuando la iglesia de San Sebastián fue devorada por el fuego, y recién 3 horas después aparece el cuerpo de bomberos. La desidia, la irresponsabilidad de las autoridades sigue siendo la misma de siempre. La palabra debe tener contenidos reales. El discurso en la ONU es exactamente igual que la mayoría de gobernantes de América Latina. Cuide mejor su oratoria. O mejor no asista a esas tribunas de la delirante demagogia. Van dos meses y no hay cambios de fondo, y no los habrá porque el modelo ultraliberal impuesto, tiene capturado desde las cúpulas hasta los porteros de un ministerio. Como dice Kundera, la vida está en otra parte.

EL ENTUSIASMO  DELIRANTE

La  versión  cablegráfica coincide, salvo los  mayores adjetivos  de alabanza de la prensa doméstica. Lea  con  cuidado, línea por línea,  y vea  si  coincido como mi opinión.

Hace dos meses inauguré mi mandato como Presidente del Perú expresando un compromiso con los objetivos de los fundadores de nuestra República. El 2021, los peruanos celebraremos doscientos años de vida independiente, consolidando una democracia sólida, socialmente funcional y próspera, con mejores oportunidades de igualdad, en que se aseguren los derechos humanos. Nuestro plan de gobierno y nuestras políticas públicas coinciden con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que están consignados con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que incluyen el acceso al agua, a la educación y a la salud para todos los peruanos y otros servicios imprescindibles destinados a reducir radicalmente la pobreza, en un marco de lucha frontal contra la corrupción, la discriminación, la inseguridad y el narcotráfico.

Un objetivo clave de mi gobierno es garantizar la gesti6n eficaz del agua segura y saneamiento para todos. Aseguraremos el acceso al agua potable y alcantarillado para todas las familias que no cuenten con estos servicios básicos, y que representan un tercio de la población. Proveeremos una inversión significativa que priorizará la Amazonia y las zonas andinas. Trabajaremos con sistemas no tradicionales de agua potable para las zonas no urbanas, implementaremos sistemas de recolección de agua de lluvia en la amazonia y realizaremos obras mediante el programa sierra azul para “cosechar agua” en las partes altas de las cuencas. Considero prioritaria la interacción con Naciones Unidas y por ello estoy muy honrado de haber sido incorporado al Panel de Alto Nivel sobre el agua.

Otra vertiente trascendental de mi gobierno, es promover el crecimiento verde articulando el uso de los ecosistemas terrestres y marinos. El acuerdo de Partes sobre cambio climático debe inspirarnos para implementar estas politicas. El Perú es un país especialmente vulnerable, Io que comprobamos todos los días en el deshielo de nuestros glaciares, en el frío extremo en el sur del Perú que nos obliga a reorientar nuestros escasos recursos para enfrentar estos desafíos, concluye el discurso del presidente peruano, recién desde el  28 de julio, pero no olvidemos su larga presencia en el poder, como la de Ministro  de Energía y Minas en el gobierno del presidente  Fernando Belaúnde  Terrry-1980-85.y cargos en los  sucesivos  gobiernos.