Papel de Arbol

viernes, 17 de junio de 2016

BARRANCO, EL PERU, Y LA CULTURA OCULTA


Nostalgia Barranquina, Gladys Loayza

Jorge Zavaleta Alegre/Diario16 de Madrid

En el distrito limeño de Barranco se construyeron pocas casonas virreinales como albergues exclusivos  de los  dueños del Perú, para que en los meses de verano bajaran cómodamente a las playas del Pacífico para disfrutar  del singular clima que caracteriza  a  América Latina.

Visitando el Barranco Virreinal, permite  revivir  la teoría del determinismo geográfico y la estrecha relación con  el neoliberalismo. 

Barranco era un espacio donde se cultivaba  la cultura, especialmente, la pintura y  conciertos de música clásica, la fina platería,  siguiendo el patrón de la  vieja Europa.

En un museo cuya fachada tiene la réplica del Gran Templo de Atena, era un espacio distante de los  trabajadores  agrícolas y pescadores  que  vivían en las áreas marginales, distantes del paisaje marino.

Una experta en museografía, con estudios en EEUU, encargada de promover el Museo Osma  de  Barranco, recordó en un seminario organizado por la  Biblioteca  Nacional  en el 2015, que  en una encuesta para conocer el por qué el ciudadano común no visitaba este museo, recordó que una niña que pasaba por la puerta del casa de Osma acompañada de su madre, le preguntó que había en esa casa. Y la madre no tardó en responderle que era un cementerio, según dice la gente.

En este mes de Junio,  Gladys Loayza Morales expone en el parque de Barranco su  obra, su pintura,  ante una población de diversos distritos de Lima, a unos cuantos pasos del Museo de la electricidad de Electroperú, un museo de alto voltaje, que se propone unir la historia de la ciencia y tecnología con todas las artes, con la clara filosofía  que la separación de estas  disciplinas hacen mucho daño en la formación  del niño y de la ciudadanía, sin duda es un tema que merece  mayor difusión y compromiso del Estado y la sociedad civil.

La obra de Gladys Loayza, sin duda, es una forma que explica implícitamente  la estructura virreinal de ayer y de hoy  en las políticas del Estado,  que ignora  la cultura como  el  mejor medio para articular a los pobladores y reemplazar, por ejemplo,  a la TV como el medio que despierta los más bajos instintos, tomando  a los sectores marginales como responsables y protagonistas de la violencia urbana, silenciando  la creciente desocupación, los salarios de hambre, el fortalecimiento del  narco estado, la corrupción palaciega.

Esta dualidad entre el Arte y el Estado aleja la posibilidad de soñar, de construir una convivencia como  el mar Pacífico, que baña el  litoral y atrae cada día a más pobladores del  Perú  rural, porque los Andes se van despoblando, donde los programas sociales son una dádiva tramposa.

Hay estudios muy serios que demuestran   que de cada  100 soles asignados para atacar la pobreza solo  llega un sol al desposeído ciudadano. En el camino se van quedando los soles, entre decenas de organizaciones y  empleados del estado que  llenan los aviones  y hoteles, sobre todo los fines de semana, para cumplir la “meta” social como parte del presupuesto  público.

Gladys Loayza, encuentra en el paisaje una forma creativa   para transmitir  la fuerza y la energía del color con movimiento en la espátula tratando de representar la sensación de atmosfera.

Por eso mismo, en  el tema de paisaje de Barranco, explica que le “inspira recrearla con mucho color; Barranco para mí es un lugar que se remonta al pasado, por sus casonas, iglesias, terrazas, su mirador, el puente de los suspiros y pasajes que nos dejan recuerdos de esos días inolvidables, ella es colorida, llena de luz, sus árboles con sus movimientos entregan  a la ciudad una característica muy especial”

Barranco sin estos árboles - amplía su mensaje- no sería de lo que hoy es, un lugar de ensueño por eso le doy presencia a su  vegetación, abstraigo sus copas de árboles  y arbustos  tratando de conseguir un atractivo particular, la técnica de la espátula, me permite  matizar, abstraer, dar color con sus diferentes matices; con mi pintura entrego una  atmósfera y color en verano y sus reflejos  en invierno lluvioso presenta a una ciudad húmeda, llena de nostalgia sin dejar de ser alegre.

Gladys  Luz  Loayza Morales (18 setiembre de 1968), su atelier está en el  pasaje Santa Rosa  140,  Parque bajo de Surco. Sus estudios superiores los  ha cursado en la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú.

Su especialidad de docencia en   artes plásticas, y egresada en la especialidad de pintura, dibujo y mural artística, le ha facilitado impulsar talleres libres  para niños, Ha sido  docente en pintura al óleo en el “Cetpro Magdalena”,  artes visuales en el  colegio parroquial “ San Norberto” Lima. Talleres libres de dibujo y pintura para niños, jóvenes y adultos  en la Escuela de  Bellas,  docente en educación por el arte en el colegio nacional “Mercedes Indacochea de Barranco”, capacitación de pintura dirigido a docentes del c.e.o “Carlos Cueto Fernandini”

Ha sido distinguida con el primer premio en los Concursos de Pintura Rápida San  Martin de Porres y  en “El Congreso Abre sus Puertas”. Igualmente distinguida en el concurso   del  “Cerro San Cristóbal”

Ha expuesto con sus matices urbanos en el Club Regatas – Lima. En Noche de Arte 2015 Sol y Marte xvii edición del Club de playa sol y mar distrito limeño  de Asia.

Participó en el concurso de pintura rápida Cajamarca, ocupó el primer lugar en la exposición  de la Biblioteca Nacional  de  San Borja, en la exposición “Cerro San Cristóbal”. Palacio de gobierno, Tercer premio. Exposición de pintura “20 mujeres más representativas  del Perú.

Y en su rica trayectoria, de casi dos décadas, recuerda su participación en- “presencia de vida”, organizada por Word Trade Centre de Yakarta, Indonesia  y la noche de arte en la residencia de la embajada Estados Unidos en Lima.

995308229 – 4777889



July Balarezo - Taller Mestres Lima -Barcelona  Junio 16, 2016