Papel de Arbol

miércoles, 20 de abril de 2016

Si el fujimorismo no cambia la Constitución no pueden haber cambios en el Perú


CARTA  DE HUGO NEIRA A MARIO VARGAS LLOSA

18 de Abril del 2016
Un mensaje para nuestro Premio Nobel
A finales de 1976, llego yo a Madrid cuando reina Juan Carlos I. Dejo el Perú de Morales Bermúdez y, en ruta hacia Francia, me detengo en la España de la Transición. Mis amigos españoles me reciben con los brazos abiertos y entro a Cambio16. Anteriormente, había combatido en el diario Madrid a Franco en vida. Esa estación fue muy feliz porque vi el nacimiento de la monarquía parlamentaria, vi cómo un pueblo ponía por encima de sus querellas el deseo de volver a la democracia. Eso me cambió por completo. 
Así, en diciembre de 1976 estaba en Madrid cuando el rey decide convocar un plebiscito. Hasta ese instante seguía intacto el franquismo, las Cortes, el Poder Judicial, la ausencia total de elecciones y la prohibición penal de formar partidos. Todo eso salta por los aires en pocos meses. El rey y una persona excepcional, Adolfo Suárez, convencen a las Cortes de disolverse, aprueban la inscripción del Partido Comunista y el Partido Socialista, y el 15 de junio de 1977 las primeras elecciones en 40 años. Es la Constituyente. ¿Y quién las gana? Una derecha liberal que había aparecido tras Adolfo Suárez. Es decir, los franquistas reciclados. Ahora bien, comunistas y socialistas aceptan una monarquía parlamentaria. 
El mundo está asombrado. Se esperaba para después de Franco la continuidad o la ruptura. Un régimen militar, como en Grecia, o bien el retorno a la República. En cambio fue la apertura, “una ruptura pactada”. En las ciencias políticas la llamamos Transición española. Madre de las otras, de la Argentina después de Videla, de Uruguay y Chile. La nuestra tarda. Se está prolongando excesivamente.
Este preámbulo, aunque largo, es necesario. Porque tengo un amigo, un escritor famoso, muy famoso. Lo conozco de toda mi vida, que también comienza a ser larga, y lo admiro y respeto. Y sin embargo sus opiniones me obligan a discrepar. Discrepar: es un disentimiento, un desacuerdo personal (Diccionario Julio Casares). A otra persona que no conociese la historia reciente de España, le podría pasar por alto, pero no contigo, Mario. Las transiciones tienen una lógica.
Vives en Madrid, eres amigo del rey. Y sin embargo sostienes lo siguiente: Keiko es hija de su padre; en consecuencia, en el poder va a ser dictatorial. Pero qué es esto, fatalidad genética, ¿qué? ¿Y qué hacemos ante el caso del rey Juan Carlos I, que desfranquizó a España, y no fue acaso creatura de Franco? No es conjetura, son los hechos. Hijo de don Juan, Conde de Barcelona, vive su infancia en Italia. ¿Y quién lo manda traer a España? El caudillo. ¿Es cierto o no que se ocupa de su formación y lo matricula en Madrid? ¿Y de adolescente, en 1954, en las academias militares? En la Infantería, en la Marina, en la Aviación. En las tres. Un golpe maestro, Franco logra un enlace nupcial de los ejércitos con la Corona. ¿Y no es cierto acaso que Franco, con un referéndum, proclama a España como un Reino? ¿Y a él, como Regente? Y en 1969, Franco hace aprobar en las Cortes la sucesión de Juan Carlos. No será su hijo carnal, pero vaya.
¿Y qué es lo que hace, ya en el trono, el joven rey? ¡Se deshace del franquismo! Pero no de la noche a la mañana. Gobierna un año y medio con los ministros franquistas. Es el periodo que los españoles llaman “Arias Navarro”. Pero visto que tiene que salvar a España de ese pasado de horror, y buscando una legitimidad por las urnas (que consigue, en 1978) halla a un hombre joven, un franquista, el secretario general del partido único, pero que no ha hecho la guerra. ¿Y qué hacen? Llaman a partidos y elecciones. Exactamente lo contrario de lo hechos por Franco que concentró toda forma de poder en su persona. Tu amigo, el rey, desfranquiza España. Y Adolfo Suárez, a quien conocí y fue un honor. Y entonces te pregunto, si desprecias a la hija del autoritario que dio el golpe de 1992, tendrías que aborrecer a tu amigo el rey, que proviene de las entretelas mismas del dictador Franco.
No te entiendo, sinceramente. Tus amigos en Madrid son gente como Rajoy, José María Aznar, gente del PP (Partido Popular). No tiene nada de malo, hombre, y son de derecha popular. ¿Y qué crees que es Keiko Fujimori? ¡Es derecha popular! Ahora cuando llegues a Santiago, te verás con amigos tuyos, el expresidente Piñera por ejemplo. ¿No percibes que son una misma familia política? Y son los partidarios del mercado libre, etc. Y va a ser difícil que les expliques por qué te opones a que una versión —bien peruana y plebeya por cierto— de ese tipo de derecha esté ganando las elecciones peruanas. 
Por mi parte he sostenido, en esta misma columna, que podría ganar Keiko, PPK o Alan García, incluso Barnechea, y el modelo liberal continuaba. Y no porque crea a fardo cerrado en el mercado, sino porque al crecer la riqueza, crece también la conciencia popular y, con ello, las izquierdas, los centros y los regímenes plurales.
Sostienes que estas elecciones legitiman el golpe de 1992. En realidad, eso ya ocurrió, en 1993, y en 1995. ¡Pero han pasado 24 años! No creo que hoy 5.9 millones de peruanos han votado para que regresen los asesinos tipo grupo Colina. Mario: ¡ha habido elecciones! Eso es lo que cuenta. Por muy poco no las hay.
Suele suceder que los acólitos de una ideología se automodifican. Los franquistas se reciclaron en la democracia. Y Santiago Carrillo y los comunistas españoles. Y, por el amor de Dios, ¿quién puso fin al comunismo soviético, sino un soviético llamado Gorbachov? ¿Y Roma no hizo suaggiornamento con Vaticano II? ¿Y los chinos después de Mao? ¿Y sabes qué? ¡Todo el mundo en Perú se está reciclando! Y no solo Keiko. Acaso una nueva izquierda con Verónika o Guzmán, ya se verá. Acaso un aprismo renovado, tras lo ocurrido. ¡Todo el mundo está mudando de piel! Este es un país con prisa. Las similitudes que he señalado hacen que el keikismo no parezca tan extraño. Me resisto a pensar que mi amigo sea de esos que creen que los alemanes están destinados a ser nazis hasta el fin de los tiempos. La realidad es tan ingeniosa como la ficción y nos da lecciones, tanto a novelistas como a sociólogos. Las cosas ocurren, como decía un filósofo político que conoces y que yo no olvido, «más allá de la voluntad de los hombres».
Tu preocupación la entiendo. Pero no es ahora que la democracia sucumbe, en cambio nada me impide pensar que si aquel que gobierne, sea PPK o Keiko, no hace reformas básicas, entonces el poder legítimo colapsa en el 2021. En fin, me conoces, y lo que te digo ahora es menos para ti que para el lector que se asoma por encima de mis hombros. Soy un hombre libre de las ideologías dominantes y sin partido alguno. Pienso en el bien común. Por eso esta carta, por el peso que tiene tu opinión. La escribo con la mejor buena voluntad. La situación del Perú es frágil. Conversemos, estoy a tu disposición, y entre tanto, recibe el afecto de siempre.
Cordialmente,
Hugo Neira

Santiago de Chile, 17 de abril del 2016

....
NOTA. Hugo Neira en la Carta a Mario Vargas Llosa menciona su  participación  como colaborador del Grupo  Cambio 16, cuyo  Diario16, reaparece en diciembre del 2015 con el mismo  mensaje que sus origenes  para combatir el lastre del  franquismo


Jorge Zavaleta
/Corresponsal en  América Latina Diario16.-
"Carta a un amigo. Del que discrepo", escribe Hugo Neira, en su blog,  refiriéndose a Mario Vargas Llosa. Valioso documento en la historia de la política latinoamericana,  que reproduce en el Perú  “EL MONTONERO -Primer Portal de opinión del país”, que dirige el periodista  Víctor Andrés Ponce.

En esa crónica  Hugo Neira Samanez, expresa su discrepancia con el Nobel  Mario  Vargas Llosa respecto al resultado de las elecciones generales en el Perú, y  discrepa con el pensamiento  de MVLL por su posición respecto  a la hija de Alberto Fujimori, expresidente en prisión por delitos  contra los Derechos Humanos.

Hugo Neira,  destacado científico social peruano, director de la  Biblioteca Nacional del Perú, autor  de varios libros sobre América Latina, ganador  del  Premio  Casa de las  Américas,  autor que recuerda con especial énfasis  sus aportes   en las publicaciones del  Grupo Cambio16 de España, que incluye el  Diario16, ahora, en el  2016, con una versión renovada, igualmente sólida en su  línea crítica.

 “Aquí  de nuevo, fuertes y renovados. Gracias al esfuerzo, una vez más, de un gran hombre, Manuel Domínguez Moreno, que será recordado por la historia, amén de por su línea de pensamiento siempre coherente, por haber luchado siempre para impedir que mueran y desaparezcan los medios más señeros e importantes de nuestra historia en los últimos cincuenta años; valgan como ejemplo Cambio16 y Cuadernos para el diálogo entre otros muchos”, según escribe Javier Puebla,

Puebla es  escritor y finalista del Premio Planeta  para quien Diario16 fue el primer periódico en el que escribió en mi vida. "Apenas cumplidos los veinte años. Siempre lo he echado de menos, incluso cuando escribía para Cambio16 añoraba el ritmo joven y dinámico de Diario16".

Por lo tanto, agrega; "hoy es un día grande para mí: vuelve mi periódico más amado. Y lo hace en un momento oportuno. Necesario porque vivimos tiempos convulsos. Porque los medios están en manos de grandes grupos y políticamente escorados. Los blogs, las redes sociales, son una nueva realidad, pero al ser tantos y tan dispersos carecen del peso concreto y suficiente: pequeñas chalupas y no poderosos barcos”.

"Los grandes hombres son un lujo para cualquier nación, pero lo son más aún en la frágil coyuntura por la que estamos atravesando. Como siempre, diré lo que pienso; y más aún, lo que siento. Hoy soy un hombre feliz. Parecía un barco naufragado, pero no. Aquí está de nuevo, con el casco en perfectas condiciones, las velas henchidas y desafiantes. El valeroso navío de Diario16. Larga vida. Prósperos años".







Referencias