Papel de Arbol

sábado, 7 de febrero de 2015

COPLAS del CARNAVAL DE CAJAMARCA 2015


|491,856 vistas


Jorge  Zavaleta  Alegre. Cambio Financiero - C16-Madrid
Los señores de las minas/
nos quieren cojudear/
Dicen que las truchas mueren/ 
que no saben nadar.
--
Acacau mi Cajamarca/ 
la jodió la minería/ 
porque aparte del mercurio/ 
trajeron la putería.
--
Compadrito Lucifer/
 chambita vas a tener/
enseñar a gobernar/ a Ollanta y su mujer.

Estas son algunas de las inspiraciones  que canta a la vida y a la muerte el pueblo de Cajamarca, especialmente en febrero,  mes de carnavales, y que expresan, sin censura, su entorno, sus relaciones humanas, como  un sentimiento colectivo.

Las coplas, algunas picantes y atrevidas, otras dedicadas al amor no correspondido, para el pueblo cajamarquino  no existe mejor manera de cantarle al sentimiento que en época de carnaval.


 “Son una metáfora al jolgorio”. Edmundo Murrugarra Florián, tres veces senador de la República, explica, por ejemplo,  que la putería,  en las ciudades mineras, donde el trabajo  es solo para los hombres (la mujer no ingresa a los socavones como tampoco sube a las lanchas de los pescadores), el comercio es muy dinámico, promueve la prostitución, en tanto  los capitales dirigidos a  la extracción de los recursos naturales,  a lo largo de la historia, solo han dejado  relámpagos de bienestar local, y si  mucho para  los herederos de Pizarro, que dieron muerte a Atahualpa, en el Cuarto del Rescate. 

Las coplas son  inspiraciones del pueblo,  comenta  Murrugarra, natural de Cajamarca - Contumazá, 1937, fundador del partido Vanguardia Revolucionaria (VR) en los sesenta, estrecho colaborador del extinto líder de la izquierda peruana Alfonso Barrantes Lingán, en los ochenta y ahora activo miembro del  Comité Malpica, presidido por  Ricardo Lets.

Al mismo tiempo que recita las coplas de su tierra, Murrugarra  recuerda que hace tres años, en  Ollanta Humala la izquierda peruana veía una nueva oportunidad para salir del  letargo en que se hundió veinte años atrás, en tanto Humala no se alejara del proyecto nacionalista. “El nacionalismo es el programa pertinente para estos tiempos. Significa, por ejemplo, economía nacional de mercado y educación intercultural”.

Murrugara considera que él  ya no está viviendo de ese pasado, estoy muriendo de eso. Esa izquierda vieja está muriendo y tiene que morir; tiene que refundarse el socialismo peruano.  

Es obvio que  la realidad en el 2015, es otra. El proyecto nacionalista ha sido  reemplazado  por un programa de la Confederación de Empresarios y una agresiva inversión de las reservas del Banco Central,  en cuestionados  mega proyectos gasíferos, petroleros y carreteras y vías transversales y longitudinales.


Volviendo al carnaval, existen diversas publicaciones. Por ejemplo, Lluvia Editores con ´300 Coplas por el Carnaval de Cajamarca´, selección de  Esteban Quiroz,  con versos acompañados de fotografías de Hermann Bouroncle: “Las coplas cajamarquinas son “una insinuación, una metáfora al jolgorio”, que acompañadas de agua, baile alrededor de “la unsha” o corta monte,  abundante chicha de jora de maíz y fiesta, forman  parte de una costumbre que identifica al pueblo cajamarquino, como los el Carnaval de Oruro para  Bolivia o el de Rio de Janeiro para Brasil.

El "Cilulo", "La Carolina", "Cumbe-Cumbe" y "La Matarina", son algunas de las composiciones tradicionales del carnaval de Cajamarca; además es tradicional bailar al rededor de «la unsha» - árbol adornado con regalos. El Rey Momo, es el personaje que preside la algarabía.   Muy  cerca,  de la ciudad de ciudad de Cajamarca  está Porcón, con un bosque de 10 mil hectáreas de pinos, de propiedad de una asociación cooperativista de campesinos, en su mayoría evangélicos -  luteranos, que no participan directamente de esta fiesta.

Ellos no cesan de trabajar para atender al creciente  turismo y abastecer a la región  con sus productos forestales, agrícolas y ganaderos, resultado  de una ingeniosa  creatividad local y el apoyo  de los mejores técnicos de la  centenaria Universidad Agraria de La Molina y la  cooperación para el desarrollo de Bélgica, con su experiencia en ingeniería forestal y  que este año celebra medio siglo de presencia en Cajamarca  habiendo contribuido  a que esta zona andina del Perú multiplique  sus extensiones de bosques.
         jorgez.1944@yahoo.es