Papel de Arbol

sábado, 15 de noviembre de 2014

“Los dueños del Perú”. La Tarea debe continuar

Ricardo Letts Colmenares

Tiene el gusto de invitar a la presentación del  libro

“Los dueños del Perú”

(décima quinta edición)

Carlos Malpica SS.

Presentadores:

Mario Malpica Silva Santisteban (hermano de Carlos). Jorge Zavaleta Alegre (periodista)

Fecha: Sábado 15 de noviembre de 2014

Hora: 9:00pm (hora exacta)

Exposición de: 
TAREA QUE DEBE CONTINUAR 
Por: Mario Malpica Silva Santisteban
Durante varias décadas se creó el mito sobre el hombre más rico del Perú. Se lo hacía dueño de bancos, financieras, industrias, agencias de viajes, comercios, etc., y cuanto negocio moviera dinero. Era el exitoso sucesordel mítico Mariano Ignacio Prado, el del Banco Popular, “La Crónica”, Popular y Porvenir también etcétera; y él mismo se encargaba de alentar el misterio que rodeaba a su persona y al poder que ejercía no a la sombra sino a plena luz del día. 

Una vez al comenzar el presente siglo declaró muy campante que él subsidiaba a todos los candidatos presidenciales, dándoles importantes sumas de dinero para sus campañas electorales.Algo así como que él hacía presidentes de la República.Y como se llama tal personaje, porque anda según se sabe encima de los ochenta años de edad: es Don Dionisio Romero Seminario, que su fama del más rico del Perú comenzó a tambalear cuando Carlos Malpica sostuvo en un escrito que sobre él estaban miembros de la familia Brescia de gran discreción aunque nunca se lo creyeron del todo.

El mito era más fuerte que la realidad, que la purita verdad como se dice en forma coloquial. Y así prosiguió la duda, hasta que a fines del año pasado en forma discreta y este año en caracteres mayores, los diarios y otros medios de comunicación dieron a conocer que la prestigiosa y difundida revista norteamericana de nombre “Forbes” (setiembre del 2014) daba a conocer a los 10 más ricos del Perú dentro de su tradicional listado de 1000 (mil) potentados del mundo.

Así supimos con sorpresa que el tal Dionisio había desaparecido del “top ten” de los 10 más acaudalados, yque algunos de perfil bajo se hacían presentes en el firmamento.
Precisamente, el siempre certero Ricardo Letts Colmenares en la introducción a la 15ª edición del libro de Carlos Malpica Silva Santisteban “Los dueños del Perú”, mencionando a la revista “Forbes” dio a conocer (algunos diarios y otros medios por cierto, ya lo habían hecho sin destacarlo mucho y menos analizarlo), la lista de algunos de los que tienen más de mil millones de dólares en este país de extrema pobreza y desigualdad mayor a la africana. ¿Dónde quedó la gran transformación?

Pero pasemos revista recreándolo al “Dream Team” o ranking actual que desplazó a Dionisio Romero:
Eduardo Belmont Anderson con 6,200 millones de dólares figura como el más rico, dueño de un imperio de fragancias como la popular “Unique” con 130 mil “vendedoras sociales”, en un país en que todo se compra y todo se vende comenzando por las conciencias. Los presidentes algo dirán.

Luego vienen Carlos Rodríguez Pastor, de Interbank, Plaza Vea e Inkafarma; Fernando Belmont, dueño de Yanbal y hermano del primero; los Brescia con Pedro a la cabeza, sus 2 hermanas y los herederos de Mario fallecido el año pasado con múltiples negocios; los mineros Hoschild y Benavides; los Rodríguez Banda, los Oviedo, los Añaños, los Acuña y otros dueños de imperios educativos.

Creo que el Instituto de Estudios Peruanos (I.E.P.) debe haber profundizado en estos estudios pero no se difunden.Habrá que hacerles alguna visita y que suelten prenda si es que la tienen. Por eso el “Comité Malpica” que preside Ricardo Letts, con la ayuda de conocedores de este entuerto debe averiguar sobre el tema que fue desvelo de Carlos Malpica y que hoy presentamos en esta Feria del Libro su ya famosa obra “Los dueños del Perú”, que debe continuar edición tras edición con nuevos aportes.

Pero antes de que se agoten los 10 minutos concedidos en esta Feria del Libro (FIL) me referiré a la noticia económica difundida hace poco por el mejor canal de TV en lengua castellana, Telesur (Nº 814 Movistar) transmitido desde Caracas, según la cual 83 personas naturales poseen en riqueza igual al 50% de la población mundial más pobre, o sea algo así como 3,500 millones de seres humanos. Esos billonarios están encabezados por los conocidos Carlos Slim, Bill Gates, Harry Buffet que se disputan año a año la supremacía de la riqueza, mayor que los ingresos anuales de muchos países.

Pero trasladando esas cifras a nivel nacional, solo con sentido periodístico no científico ni académico, pero con mucho de verdad, resultaría “grosso modo” que 83 peruanos potentados tendrían el equivalente en riqueza a la de unos 15 millones de connacionales o sea, el 50% de nuestra población. 

Así de injusta estaría distribuida la riqueza, y el crecimiento del PBI solo serviría para incrementar la brecha social. Debelaríamos otra gran mentira sobre la disminución de la pobreza.

Por eso auguramos la permanencia eterna que tendrá el libro de Carlos Malpica “Los Dueños del Perú”, porque los grupos económicos solo cambiarán de nombre y actividades, aunque estas podrán mezclarse entre sí indefinidamente formando un elenco estable del drama nacional, hasta que el rayo de la historia los desaparezca para siempre cuando el apotegma de Carlos Marx y el sueño del Che Guevara se cumplan: la sociedad sin clases. Cumplida esa utopía recién todos serán “Los dueños del Perú”.
Gracias

Exposición de:
Jorge Zavaleta Alegre.  Corresponsal de Cambio16 - Madrid
En octubre último, una misión de más de 200 empresarios, liderada por la princesa Astrid de Bélgica, visitó Lima y Bogotá, promoviendo, según sus asesores, la teoría del intercambio en el Océano Azul y alejarse del Océano Rojo,  poblado de tiburones.

Para los inversionistas, la estrategia del “océano azul” es dejar a un lado la “competencia” entre las empresas, ampliando el mercado mediante la innovación.  En el último cuarto de siglo, el pensamiento del inversionista ha sido dirigido al océano rojo, donde se encuentran  todas las grandes industrias. Pero  estas industrias están constantemente expuestas a la aparición de nuevos competidores, que disminuyen sus posibilidades de crecimiento, y tratan de alinear su dinámica al bajo costo y explotar al máximo la demanda existente en el mercado.

--Los dueños del Perú, uno de los veinte libros de Carlos Malpica Silva  Santisteban,  cuya décima - quinta edición nos entrega ahora Ricardo Letts, Presidente del Comité Malpica, a través de la editorial Persistiremos, trae importantes luces para comprender mejor la dimensión del pensamiento y  las estrategias del capital transnacional y sus aliados nacionales, sobre todo cuando se trata de América Latina del siglo XXI.

En el Perú, Colombia, México, integrantes de “La Alianza del Pacífico”, el pensamiento neoliberal se ha radicalizado. En lo  económico, el modelo hacia afuera que promovió la oligarquía (entiéndase que no es denominación peyorativa) está basado únicamente en la exportación de materias primas, que afianza una economía dependiente, con escaso valor agregado. Carece de una estrategia  de industrialización nacional capaz de diversificar su oferta económica para volverla más competitiva. Este modelo preserva la presencia de enclaves generadores de una creciente desigualdad social y económica, cuyas estadísticas corroboran esta deshumanización. 
Ricardo Letts, Jorge Zavaleta y Mario Malpica, en Feria del Libro
En lo  político, las formas oligárquicas  consolidan una tradición y vocación autoritaria, que genera una profunda brecha entre quienes tienen la posibilidad real de hacer valer sus derechos dentro del marco jurídico-político del Estado de Derecho y sectores mayoritarios excluidos. La conducta de los líderes Republicanos en los EEUU al negar la legalización de los migrantes ratifica y descalifica la propia historia de un país fundado por habitantes venidos de ultramar.

En suma,  la exclusión económica y política ha  impedido la   construcción de una ciudadanía capaz de promover la participación de las grandes mayorías en el proceso político, en condiciones de igualdad y libertad. 

--Carlos Malpica (Chota, Cajamarca 1929 – Lima, 1993), político y   defensor de los recursos naturales, nos ha dejado una herencia fecunda, que  promueve una patria para todos, con la filosofía: “hagamos de los pobres los dueños del Perú”. Las primeras páginas que se conocieron en 1964, siguen vigentes como si fueran hoy.
Estudios inspirados en su obra nos indican, por ejemplo,  que las sociedades constituidas en el Perú, es decir las sucursales, agencias y establecimientos permanentes de empresas no domiciliadas están sujetos al Impuesto a la Renta con una tasa de 30% únicamente sobre sus rentas de fuente peruana.

Los dueños del Perú, en sus 250 pp,  corrobora que la economía exportadora de minerales y de productos agrícolas en latifundios  reestructurados, y la inversión extranjera, en términos inequitativos, mantienen intocados patrones  económicos tradicionales que inclusive tratan de ser ocultados, como sucede  en  la Biblioteca Nacional del Perú, donde la obra de Malpica se ubica en la “Sala de Libros raros y manuscritos”. Y con ejemplares  que  no tienen las  páginas completas, versión  corroborada por el Editor.

La décimo-quinta edición constituye un homenaje a los ochentaicinco años del nacimiento del autor,  cuyo tiraje total pasa de los cien mil ejemplares, convirtiendo, simbólicamente,  en uno de los libros más leídos  de su país, donde la lectura no es precisamente uno de los mejores indicadores. (Según PISA 2013, en la “habilidad lectora”, Perú ocupa el antepenúltimo lugar: 59º,  antes de Azerbaiyán y Kirguistán)

Bienvenidos sean los aportes de Mariano  Valderrama León, Francisco Durand, Mario  Malpica Silva Santisteban, Aida García Naranjo,         quienes ofrecen al lector una versión actualizada del proceso de acumulación  de los principales grupos económicos.

García Naranjo, embajadora del Perú en Uruguay y representante ante ALADI y MERCOSUR, desde el prólogo, opina que sin la base de este libro no se hubiera podido realizar investigaciones posteriores acerca de sus evoluciones, transformaciones, desapariciones  en algunos casos o simplemente quiebra  de  los  grupos de poder.

Francisco Durand analiza  la captura del Estado desde  1990, en un contexto  de debilidad estatal, fragilidad de la sociedad civil y concentración  del poder político y económico.

De la información facilitada por Mariano Valderrama León se leen reflexiones sobre:  “El tema del poder que antes  formaba parte del análisis político y económico del Perú ha desaparecido”. Se destaca la labor del Instituto de  Estudios Peruanos-IEP,  los foros y publicaciones  de Francois Borricaud, Jorge Bravo Bresani y Jean Piel.

“De hecho  hay una  concentración creciente del poder en el Perú. El ranking de  millonarios  de la revista Forbes (Forbs)  sorprendió este año 2014 al incluir a 10 peruanos entre 1,426 personas más ricas del  mundo”:  Inclusive, se añade a los  nuevos ricos provincianos  emergentes, ubicados en el comercio de aguas gaseosas y refrescos. En los latifundios de Pomalca y Tumán. En la explotación del café y cacao. El dueño de una universidad de Trujillo. Un grupo familiar  productor de prendas de vestir, por citar  algunas  referencias. Estos nuevos grupos tampoco expresan  una modificación del patrón neoliberal.

En esta oportunidad me place recordar a Carlos Malpica,  conversador por excelencia, quien en sus pláticas con algunos periodistas del diario Marka -1980-82, nos explicaba sobre la función del Estado, la importancia del Ministerio de Hacienda en la solución de los conflictos sociales y el rol    de la Comisión de Presupuesto del Parlamento….”Cuando había un huelga de trabajadores, más o menos intensa, el ministro del sector correspondiente,  llamaba a uno de los dueños del Perú para  que se pusiera al día con el pago de sus  impuestos… Era el mecanismo de solución para evitar la acumulación de las  demandas salariales”.

Recordamos sus documentadas exposiciones sobre las diversas formas y mecanismos de   empresarios que engordan sus ingresos recurriendo al erario nacional. En esa lista  figuran, inclusive, dueños de funerarias que llegaron a tener “acuerdos” de exclusividad  para enterrar a cada policía o soldado que perdiera la vida durante la violencia política.

Tenía la ironía y el sarcasmo para señalar  a diversos ministros, amigos de infancia y de paisanos “notables” que eran convocados por empresarios a sus cumpleaños o fiestas patronales, sin saber los millones de soles  que realmente estaban en juego,  como decisiones de una carretera a una mina, una concesión para derribar bosques, la derivación del curso de  ríos o cómo  desaguar lagunas  para beneficiar  a grandes propietarios de tierras…

Carlos Malpica  reconoció que  después del derrocamiento  del presidente Belaúnde en el Perú, “acaecieron hechos modificatorios de la situación de no pocos “Dueños del Perú” por acción del gobierno militar (1968-1980), reformas que no avanzaron más por falta de visión de los líderes políticos y económicos, muchos de los cuales siguen operando alejados de la realidad.

El grupo de poder básico, antes de los años setenta, estaba constituido  por las grandes empresas agrarias, mineras y pesqueras, casas comerciales, empresas marítimas y de aviación dedicadas a la producción, trasporte y  comercialización de materias primas exportables. Esa estructura de la gran propiedad se ha reconvertido para beneficio de unos pocos, ligados a la economía transnacional,  y la exclusión cada vez más intensa  de una extensa masa social.     
-
A manera de conclusión. Toda filosofía  que plantea el largo plazo sin la acción social concertada  es  simplemente una quimera, soñar en cambios evidentes. Malpica nos ofrece no solo un mensaje para la meditación sino para la acción. Los  partidos políticos  que de alguna manera  mantienen una visión crítica de la forma cómo se administra la economía en función y provecho del gran capital y la creciente exclusión casi irreversible de grandes sectores  de la población,  no  pueden vivir en silencio o  en la anomia sistemática,  para  dejar hacer y dejar pasar.