Papel de Arbol

jueves, 15 de mayo de 2014

POR LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA. El desarrollo sin fronteras, según El Peruano


Jorge Zavaleta Alegre. Periodista

En La tierra de los árboles, una de las novelas más conocidas de Francisco Izquierdo Ríos (Saposoa, 1910-Lima, 1981), se trasluce la riqueza cultural de los pueblos amazónicos y recrea la leyenda del ave ayaymaman: un niño y una niña, transformados en pájaros, lloran por las noches, en la espesura de los bosques, su triste historia.
La literatura, en este caso, traduce una región de carne y hueso, de trabajo y esperanzas de futuros humanos. La Amazonía es el corazón continental de América del Sur, aunque muy poco se ha impulsado el desarrollo sin fronteras.

Loreto, el departamento más extenso del Perú, mantiene indicadores que revelan profundas desventajas respecto a nutrición infantil, logros de aprendizaje, tasas de embarazo adolescente y diferentes formas de violencia contra la mujer.

El Plan Nacional de Acción por la Infancia y Adolescencia 2012-2021 –que involucra a quince instituciones, entre ministerios, organismos públicos y privados– cuenta para la Amazonía con una Estrategia de Acción Social con Sostenibilidad. Esta se inicia en la cuenca del río Napo e incluye plataformas itinerantes diseñadas por la Marina de Guerra.

El objetivo es que los diversos programas de inclusión social con incidencia en educación, salud y atención a la mujer y poblaciones vulnerables se encuentren articulados con los gobiernos locales, regionales y gobierno nacional, mediante sus comunidades nativas y pueblos que habitan territorios abundantes en recursos renovables y no renovables.

Así, América Latina comienza a recuperar el tiempo perdido. Colombia, Ecuador y el Perú, con gobiernos democráticos, han reafirmado compromisos de integración en encuentros presidenciales y cumbres internacionales.

En 1542, las Leyes Nuevas de Indias recordaron la prohibición de esclavizar a los indios, y abolieron las encomiendas y el sistema de herencia de estas. Las Leyes Nuevas eran, en mayor parte, beneficiosas para los indios, pero muy pronto los colonos se rebelaron. Carlos I, al darse cuenta de que prohibir el sistema de la encomienda terminaría arruinando la colonización, suprimió en 1545 la prohibición de herencia de la encomienda.
Por ello, el Plan por la Infancia y Adolescencia es una política pública que requiere el mayor respaldo del Congreso de la República con leyes que faciliten el cumplimiento de los derechos que le asisten a todo ciudadano, incluyendo al niño, adolescente, adulto mayor, personas con discapacidad, desplazados y migrantes internos, pues las ciudades limitan su adecuada ocupación.


Publicado: 15/05/2014