Papel de Arbol

viernes, 4 de abril de 2014

GIRASOLES PARA EL VRAEM, SEGUN EL PERUANO



JORGE ZAVALETA ALEGRE PERIODISTA
E
n los territorios semitropicales y tropicales de Sudamérica, Centroamérica, México, Texas y el norte de Arizona crecen girasoles de varias especies. Abunda la Stevia, hierba y arbusto de la familia del girasol o Asteraceae, estudiada por primera vez por el médico y botánico español Petrus Jacobus Stevus (Pedro Jaime Esteve, 1500-1556),en cuyo honor este género de plantas se denominó Stevia.

La Stevia rebaudiana es la especie más difundida y es originaria de Sudamérica. Ha sido cultivada y utilizada como edulcorante y como planta medicinal por el pueblo guaraní y otras poblaciones de Brasil y Paraguay. Sus hojas endulzan con mayor intensidad que la sacarosa o componente principal del azúcar, y pueden ser consumidas frescas, en infusión o como ingrediente de la comida.

La Stevia, señala la bibliografía médica,  es buena  en el tratamiento de la obesidad y la hipertensión arterial, y  como edulcorante natural. La Stevia peruana contiene esteviósidos hasta un 50% más que la planta china.

Los estudios de mercado hablan de su descomunal producción, y que el Perú podría ocupar un espacio. La planta tiene una vida media de hasta 14 años y es muy resistente a los insectos.

Los campesinos del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), que suman  medio millón de habitantes, en su mayoría jóvenes y desplazados de su comarca, ven con expectativa la acción multisectorial del Estado para acabar con el narcotráfico, una red que con los remanentes de Sendero Luminoso mantiene la producción de coca en 20,000 de las 60,000 hectáreas que existen en trece regiones del país, como Loreto, en poblaciones limítrofes con Brasil, Colombia y Ecuador.

El 80% de los pobladores de esa zona posee entre una y tres hectáreas de tierra, la mayoría dedicada al sembrado de coca. Para que una familia pueda vivir de la agricultura debe tener seis hectáreas o más de tierra con una serie de incentivos para promover la agricultura y ganadería. No esperemos que la inversión transnacional arrase con la cultura y la vida de estas poblaciones nativas. El control de los insumos químicos por parte de la Sunat es una medida esperada desde hace tres décadas.
Los girasoles, junto con las bananas, las naranjas, paltas, café, cacao y múltiples especies, pueden y deben ser una fuente económica para crear el nuevo hábitat de la Amazonía, empezando por su niñez y adolescencia, aseguran viejas y nuevas investigaciones y políticos innovadores.


Publicado: 04/04/2014