Papel de Arbol

jueves, 1 de diciembre de 2016

GRAZIANO CONTRA GRAZIANO. ¿Para qué sirve la FAO?, por Jorge Zavaleta Alegre


Jorge Zavaleta Alegre

De la  Amazonía  llega  un mensaje dirigido a la cancillería del Perú proponiendo la elección como representante ante la  FAO de uno de los comuneros, que sin duda tiene muchas propuestas para mejorar los objetivos de esta repartición de la ONU en materia de alimentación para las grandes mayorías.

Los comuneros recomiendan a  José Graziano da Silva, ex ministro del presidente Lula, gobernante traicionado,  inclusive por su equipo de mayor confianza, que dialogue con  Mascarita, aquel personaje de Mario  Vargas Llosa, hijo de Machiguengas,  que estudia Derecho en la Universidad Mayor de San Marcos y regresa a su terruño para  proponer innovaciones y mejores condiciones en la explotación de las reservas de petróleo y otros recursos.

Graziano de Silva, si escucha esta  sugerencia  habrá saldado el error  y la imprudencia como  director general de la  FAO, de querer  agradecer al Perú por el voto que le dio para conseguir la reelección en el cargo que  hoy exhibe,

Los dirigentes amazónicos del  Napo y el Putumayo han leído las decenas de crónicas que usted ha publicado  y publica con frecuencia en  el diario El País, de Madrid. Por ejemplo, usted al abordar el proceso de paz de Colombia describe el drama que sufren los niños en la  Colombia azotada por la violencia:

“Los niños son, de forma muy particular, los grandes damnificados por la malnutrición, que lastra su crecimiento y desarrollo personal y que provoca consecuencias negativas que les acompañarán de por vida. El camino hacia adelante pasa en gran parte por recuperar la vida del campo y garantizar el desarrollo rural”

Se solidariza con los millones de personas que se vieron obligadas a abandonar sus tierras para escapar de la violencia, perdiendo no sólo sus medios de vida sino las raíces que los unían a la milenaria cadena de saberes y tradiciones agrícolas que sostienen la identidad campesina y la seguridad alimentaria, no sólo en Colombia sino en el mundo entero.

'Erradicar el hambre es posible'. Graziano afirma  que “la palabra malnutrición tiende a evocar imágenes de los casi 800 millones de personas que pasan hambre todos los días. O las de los 156 millones de niños menores de cinco años que sufren retraso del crecimiento debido a la desnutrición crónica —lo que impide que su cerebro y su cuerpo alcancen el máximo potencial de crecimiento, y que solo en 2015 afectó al 23,2% de niños (casi uno de cada cuatro) en el mundo—. Y las de los 50 millones de niños cuyas vidas están en peligro por desnutrición aguda”

Son numerosos los conceptos  y  aportes que Graziano da Silva reitera  con frecuencia a través de la prensa, habiendo logrado el  “aura” de un hombre pensante. Pero muchas veces el prestigio se desploma porque su entorno no es el más adecuado, ni  está familiarizado con la Ética necesaria.

En una comunidad de Lamas, de la Región de  San Martín, durante un seminario de productores de café  y cacao,  escuchamos hablar de la idea de Ética, que más allá de su comarca este concepto todavía está en un nivel prehistórico con respecto al espíritu humano y que la educación actual debería tener una estrategia o forma de pensamiento que induzca al conocimiento del conocimiento, a la búsqueda de una verdad mediante la actividad de autoobservación. El expositor tiene una modesta biblioteca comunal y entre sus libros, varios tomos sobre el pensamiento  complejo del francés Edgar Morin.

La pregunta que se formulan los peruanos  es cómo algunas fotos de la primera dama del humalismo soplando un puñado de quinua en sus manos, pueda influir en la designación de un funcionario de la FAO.

Esta designación corrobora que no todo el ejército de empleados de la maquinaria de la ONU pasa por un concurso. En el caso del Perú acaso el Ministerio de  Educación o la  Cancillería no saben que este país  tiene más de 3,500 profesionales con grados de doctor y obras publicadas, con extraordinario caudal de conocimientos, que no tienen acceso a una Universidad local, ni menos un espacio en el Estado.

Entre las comunidades nativas, existen calificados profesionales. José  Graziano por amor propio y por prestigio de los ideales que postula la FAO, debe respetar la autonomía  de un país como el Perú, donde la pareja presidencial  cuya  función concluyó en julio del 2016, tiene una serie de cargos que responder ante la Justicia. El más  grave  es la sobrevaluación del Gasoducto  Sur Peruano, obra en ejecución por el consorcio brasileño Odebebrecht, cuyo principal directivo está condenado a 19 años de prisión, y hay indicios de que esta empresa financió la campaña del  humalismo y otras operaciones. Asuma con coherencia su palabra escrita y la actuación transparente en la  FAO.

Usted, señor José Graziano da Silva, agrónomo y profesor universitario, dirigió el equipo que concibió el Programa Hambre Cero (Fome Zero).  Hambre Cero que ha ayudado a librar a millones de personas de la pobreza extrema haciendo hincapié en la inclusión social y estableciendo vínculos entre políticas que abordan los desafíos macroeconómicos, sociales y productivos.


Se sabe que Graziano da Silva ha estado trabajando en la transformación de la FAO en "una organización poseedora de saberes con los pies en el suelo, reforzando la presencia de la Organización sobre el terreno e impulsando la adopción de un enfoque más descentralizado. También ha hecho hincapié en que sería importante afrontar las conexiones entre los factores sociales, económicos y ambientales que pueden desembocar en el hambre y la malnutrición. Pues mire el bosque con la amplitud que su talento", según informa la organización  que dirige. 

Nota. El directorio de un Medio de Europa, en el cual escribo desde hace años  me envía el siguiente comentario: "Confió plenamente en la sociedad civil, su voz es escuchada y temida además de respetada, hay que continuar es la única manera para que las cosas cambien. Hay que seguir insistiendo y veras que anulan ese nombramiento, recoger firmas, pedir revisión del concurso, si la convocatoria se hizo pública, hay tantas cosas por analizar. Una mujer que ha hecho tanto daño - la llamada primera dama del humalismo 2011-2016- no se puede salir por la tangente burlándose de todos.
---
Jorge Zavaleta Alegre
Escribe  en Cambio16, Diario16, Panorama Latinoamericano de Milán.
Cofundador en 1990 de  Gestión, primer diario de economía del Perú
Socio  de la Asociación de Prensa  Extranjera APEP
Oficial de Prensa del  BID  1990 - 2008
Premio CAF sobre Integración de la  Comunidad Andina-1989
www.papeldearbol-papeldearbol.blogspot.com
papeldearbol@gmail.com