Papel de Arbol

sábado, 24 de septiembre de 2016

FALLECIO EL ESCRITOR ISAIAS ZAVALETA FIGUEROA


Será sepultado en Trujillo domingo 25/09/ en el Parque Eterno.


Hoy sábado 24 de Setiembre, a las 4 de la tarde, falleció  en  Trujillo, Perú,  el escritor  Isaías Zavaleta Figueroa, tras 100 años de intensa vida dedicada a la literatura, la poesía, la matemática y sobre todo en un movimiento espiritual, que en el siglo XXI  se extiende entre cristianos del mundo, en torno a la necesidad de buscar la armonía entre el conocimiento y la acción social para aplacar la  desmedida  acumulación del capital,  en desmedro  de los  valores humanos.

Isaías  Zavaleta Figueroa (Caraz, Febrero 2017- Setiembre 2016) enfatizó  en sus últimos días, que la vida   continúa en otros escenarios, como bien lo explica el escritor checo Milán Kundera. Esta evidencia tiene  estrecha relación   en tanto se busque para para todos una educación de calidad y una buena salud pública, marcada por la Etica como pensamiento y acción. Pues, si estas conquistas se logran,  el resto vendrá por añadidura  y la humanidad podrá disfrutar, desde las comarcas más alejadas hasta las grandes ciudades, de la abundancia de recursos que nos ofrece el planeta, y en particular el Perú.

Isaías Zavaleta, aprovechando sus  estudios de ingeniería, logró construir un modelo de  vivienda,  que no sufrió  daño alguno con el  terremoto del 31 de Mayo  de 1970, siniestro que sepultó a más de  70 mil  personas. Una misión de técnicos de Moscú visitó esa vivienda, en Caraz,  obra que la  misión de  Europa del  Este entregó  esas investigaciones de urbanismo a las principales bibliotecas universitarias del mundo.

Isaías, compartió  su adolescencia y juventud con Carlos  Eduardo Zavaleta,   autor de una novela ejemplar titulada Los Aprendices, e Isaías, con El  final de una vida,   ambas obras coinciden en señalar que las sociedades de pequeñas comarcas, asumen  hábitos y costumbres muy  similares a los prototipos de las  grandes urbes. Por ello perviven, deformaciones, como el racismo, prevalencia del valor material en lugar de pensamientos solidarios con los  desposeídos.

El Siglo que vivió Isaías Zavaleta,  no  fue de soledad sino  de absoluta y constante comunión con muchos de sus semejantes, con quienes  ponderó la vocación por el bien social, alentó con pasión la necesidad de conocer la Matemática y la Literatura, practicar la militancia Política y  reforzar la misión  de forjar  generaciones de bien. Fue un predicador de los  derechos sociales que deben gozar aquellos mensajeros de la paz, que  al final  de sus vidas - salvo los que logran construir familias  sólidas-  terminan en condiciones  subhumanas.


Isaías Zavaleta casado con Elena  Alegre (1916-1993),  tuvieron cuatro hijos (Hélida, Jorge, Arturo y Rosa Amelia), seis nietos July, Jorge, Adolfo Omar, Jorge,  Lolo, Bruno y un bisnieto, Andreu.
Referencias consultadas:








.