Papel de Arbol

jueves, 10 de marzo de 2016

SUDAMERICANAMENTE Y LA CULTURA DEL PERU 2016


Jorge Zavaleta Alegre
Con este sugerente título, Italia recorre las principales capitales de este continente, con un exposición del Teatro de la Opera de  Roma en América Latina a principios de  siglo XX.

Como afirman los representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación Internacional de Italia y una larga lista de instituciones auspiciadoras, que este 2016 ha sido reconocido como el año de Italia en América Latina, incluyendo historias, viajes, descubrimientos y empresas en la perspectiva de abrir las más amplias perspectivas a integrar y a valorizar los miles de aspectos de la presencia italiana en esta  Región del Pacífico sur.

Mario Escudero, subsecretario de Estado, expresa emocionado a los asistentes, que esta  exposición  y las que vendrán sucesivamente sirvan “para crear una densa red de intercambio de conocimientos y experiencias que  apunte a nuestros jóvenes y así  caminar con mayor convicción caminar juntos al  futuro”.

Massimo Ricardo, director para la Promoción de Sistema País, enfatiza  que la gran temporada lírica en el cono sur a partir de la fascinante máquina operística y de los viaje en buques a vapor de los célebres tenores  hasta la presentación de documentos originales, bocetos, figurines, vestuario, reliquias, artículos de prensa, testimonios sonoros, “se articula  a la lengua italiana y a la feliz coincidencia con la XV edición  del programa de la lengua italiana en el mundo”, ligado a la estrecha relación de la lengua y al patrimonio cutural compartido con los Países  de Sudamérica.

Sudamericanamente es  un proyecto muy rico en información que nos traslada de Italia a  Sur América con diversos  grupos  de músicos,  tenores y las cotidianas dificultades  geográficas  y de financiamiento, demostrando  que siempre la  cultura, especialmente la música,   es  uno de los instrumentos que  enriquece la relación  humana.

Sudamericanamente nos habla de la Opera de dos Mundos. II Teatro Constanzi. De la tenor Emma Carelli que se dio a conocer en el Constanzi. De Mochi e Imascagni en su primera tournée en 1911. De Luigi  Zapello, Caramba, el mago de lo  trajes. Los Parravichini escenógrafos. Grandes intérpretes como  Beniamino  Gigli de la  Cavallerina rusticana. Bidu Sayao de la Barbieri di Sigvilia. Giulio Crimi en Aida. Rosa Raisa, Norma. Adolfo Bracale otro empresario audaz y afortunado con su gran compañía de  Opera en América Latina, en una larga lista.

Destaca también la dinastía de los grandes tenores peruanos en L´Opera de Roma, como  Alesandro Granda, I master cantori di Noriemberga, 1931. Ernesto Palacio, en la Gazza ladra, 1973. Luis Alva y TeresaVerganza, en La Cenerentola, 1968, Y Juan  Diego Flores, Il Barbare di Siviglia, 199l.

TESTIMONIOS Y COMENTARIOS
La capital del Perú  fue una ciudad que siempre apoyó con su asistencia  a los  teatros, a las salas de exposiciones.  Desde  siempre el Instituto Italiano de Cultura, el Centro Cultural Peruano Norteamericano, la Alianza Francesa, el Instituto  Británico,  El Centro de Grecia, El Goethe, entre otros países  ofrecen una variada y rica programación.

Pero nunca como en estos últimos años, el interés por la  cultura se ha reducido a cero. Se explica, en la anomia absoluta de  un amorfo Ministerio de  Cultura amorfo,  un presidente  ausente total de todo indicio cultural,  que ni siquiera tiene grabado en su memoria que en Pauza, cerca de Oyolo,  su tierra natal se teatralizó una de las obras cumbres de la Literatura universal: El Quijote de la Mancha, escrita por el genio y pluma de Miguel de Cervantes Saavedra, obra publicada en 1605 en Madrid- España.

La obra rápidamente ganó prestigio en el mundo cultural de entonces y prontamente cruzó el Atlántico, dando lugar a su puesta en escena en Pauza el 19 de octubre de 1607, a solo dos años de la primera publicación en Madrid y al poco tiempo de su primera presentación en Valladolid (junio 1605).

La teatralización fue promovida a iniciativa de Don Pedro Salamanca, por entonces corregidor de Parinacochas, con el objeto de congratular la designación del nombramiento del nuevo Virrey del Perú Don Juan Mendoza y Luna, Marqués de Montesclaros.

Ingredientes que contribuyen a la descerebración del poblador peruano: una televisión privada saturada de sangre,  una educación empezando por la primaria en cuya Prueba Pisa – UNESCO ha sido descalificada en matemática.

El país  ha perdido la  brújula. Sus mejores  hijos viven o tratan de  abandonar  el  país porque el empleo ni para sus más dotados  jóvenes hay espacio. Vivimos el  cataclismo, un apocalipsis cotidiano.  Ochenta por ciento de economía  informal, hospitales saturados, una salud mental cuyos ministros del sector y premier  no conocen ni siquiera  esta temática tan cruel y  preocupante. 


Las  arcas del  BCR que revelan  crecimiento a costa del sacrificio  de millones de obreros y campesinos con mezquinos salarios, no representa Desarrollo sino una desmesurada concentración en menos del uno por ciento de la población nacional. Cárceles  saturadas de presos, de delincuentes jóvenes, donde el presupuesto diario  es de 4.20 soles por personas y en cuya licitación han constatado irregularidades. Una candidata a la presidencia (cuyo padre cumple condena a 25 años de prisión, por ladrón y violador de DDHH),  con altos porcentajes de respaldo.


¿Cómo puede haber llegado el país a esta  edad de piedra, donde la moral, la ética, el respeto a la cultura es parte de cualquier doctrina económica y social, pero que en esta tierra la praxis cotidiana es la improvisación. 


Pronto los juicios  al preso Ernesto Odebrecht llegarán a muchos políticos del Perú porque gran parte de los fondos del BCR fueron concedidos a esta empresa brasileña, una de las más grandes organizaciones encargadas de macro proyectos como el Gasoducto Sur Peruano, y cuya promoción, vea su presentación pública, sintetiza un tratado de la ética  y el  futuro de la  juventud.

¿Cómo puede haber llegado el país a esta  edad de piedra, donde la moral, la ética, el respeto a la cultura que es parte de cualquier doctrina económica y social, pero en el Perú no es praxis cotidiana. Pronto los juicios  al preso Ernesto Odebrecht llegarán a muchos políticos del Perú, porque gran parte de los fondos del BCR fueron concedidos a esta empresa brasileña, una de las más grandes organizaciones encargadas de grandes proyectos como el Gasoducto Sur Peruano, y cuya promoción sintetiza un trabajo por la ética  y el  futuro de la  juventud.

A manera de conclusión.  El Banco Mundial presentó en Lima, en su asamblea general de gobernadores, noviembre del  2015, un libro titulado Los Olvidados, evocando  el título de  la película de Luis Buñuel. “Podemos terminar con una cita de Hervé Bazin, que dijo sobre « Los olvidados »: «La magnitud de esta película se entiende inmediatamente cuando sabemos que no hace ninguna referencia a las categorías morales. Esta presencia de la belleza en lo atroz (y no sólo de la belleza de lo atroz), esta perennidad de la nobleza humana en la pérdida,  transforma dialécticamente la crueldad en un acto de amor y de caridad ».