Papel de Arbol

lunes, 28 de septiembre de 2015

ENFOQUE El Yasuní seguirá viviendo

Jorge Zavaleta Alegre Periodista 

La iniciativa Yasuní-ITT del Ecuador era un fracaso en el campo financiero y al mismo tiempo un éxito rotundo en muchas otras dimensiones. Esta es la conclusión que nos ofrece la propuesta del presidente Rafael Correa para hacer de Yasuní una reserva intangible que permita conservar la naturaleza y evitar la extracción del petróleo como una lección innovadora, que ayudó a despertar la conciencia ecológica en las generaciones de los jóvenes de su país y del mundo.
Durante seis años, el Gobierno ecuatoriano hizo todo cuanto pudo para mantener indefinidamente sin explotar las reservas petroleras del bloque Ishpingo, Tambocochoa, Tiputini, estimadas en 920 millones de barriles, que corresponden al 20% de reservas comprobadas del país.

Las comunidades nativas han logrado finalmente que la Corte Suprema de Canadá, por unanimidad, dé un fallo que abre la puerta para que los grupos indígenas y campesinos ecuatorianos hagan valer sus 9,500 millones de dólares en un veredicto contra Chevron, la empresa que teniendo la adecuada y moderna tecnología prefirió usar los métodos más arbitrarios y antiguos para extraer el petróleo.
Chevron deliberadamente derramó 18,000 millones de galones de aguas residuales tóxicas y 17 millones de galones de crudo en la Amazonía ecuatoriana, creando una crisis de salud masiva con los peores crímenes ambientales relacionados con el petróleo en la historia, según la documentación que ha revisado la justicia de Canadá, tras tres años de iniciado el proceso.

Después de que la presencia de Chevron/Texaco fue declarada culpable de la perforación de pozos de petróleo y haber volcado tácticas contra Ecuador, la empresaestuvo huyendo, gastando miles de millones en los ataques legales de represalia, para retrasar la justicia en lugar de cumplir con sus obligaciones legales, como la limpieza del medioambiente y proporcionar agua potable y servicios de salud a las comunidades.
Un informe de Amazon Watch precisa que Chevron deberá disponer de 15,000 millones de dólares en activos para satisfacer el veredicto, y así las comunidades de la selva ecuatoriana puedan recuperarse parcialmente de los daños causados a su hábitat.
El veredicto debe ser un importante llamado de atención a los accionistas de Chevron y la alta dirección, que a pesar de gastar miles de millones para evadir su responsabilidad se enfrentan a importantes riesgos para sus activos.
Para la Unión de Afectados por Texaco/Chevron, la decisión canadiense es el principio del fin de la estrategia de litigio abusivo y obstruccionista para evitar el pago de la limpieza de la extensa contaminación tóxica de la compañía a las tierras ancestrales en Ecuador.
Esta decisión es una reivindicación del Estado de derecho, y ahora ya se empezó a utilizar la ley para dar justicia a las empobrecidas víctimas.


Publicado: 27/09/2015