Papel de Arbol

viernes, 17 de abril de 2015

EL APARTHEID Y EL CINE

http://www.elmercuriodigital.net/2015/04/el-apartheid-y-el-cine.html#.VTFmVPAkldg

Jorge Zavaleta  Alegre
En marzo de 1992, la mayoría de los tres millones de electores blancos de Sudáfrica decidió, en referéndum,  poner en marcha la  construcción de una nueva historia,  poniendo fin  al “apartheid”, es decir con aquel brutal sistema, avalado por las leyes de uno de los países más ricos del África.

Esta historia se encuentra espectacularmente presentada en el  cine,  a través de tres grandes y recientes películas.    Adiós Bafana, Invictus y Mandela del mito al hombre, en la cuales se aprecia la  reconstrucción  de un país, proceso que aún no ha terminado, porque si bien las leyes segregacionistas  fueron abolidas, las  relaciones humanas arrastran los rezagos del  racismo y seguirán existiendo en tanto las condiciones de la democracia no alcancen la plenitud  de sus objetivos, con iguales oportunidades para todos sus ciudadanos.

La reflexión viene a propósito del libro   La Política va al Cine,  publicado por el Fondo Editorial de la Universidad del Pacífico, y que convoca estudiosos de las ciencias humanas de ocho países  unidos  por la convicción de que el séptimo arte es un mecanismo fundamental para entender la política, en palabras de los dos editores Manuel Alcántara y Santiago Mariani, egresados de las universidades Complutense de Madrid  y Oxford.

Es muy cierto que transferir el control del país a la mayoría negra y la movilización popular permitió  llegar  a un acuerdo que prometía instituir en Sudáfrica un régimen democrático no racial ni sexista, y basado en el principio de “una persona, un voto”.  El gobierno de Mandela, tras 27 años de cárcel,  fue quien tuvo que  hacer frente al desafío de reestructurar la economía redistribuyendo los beneficios obtenidos, facilitando la construcción de viviendas y la prestación de servicios sanitarios y promoviendo la generación de empleo y el desarrollo educativo. Pero aún falta mucho por hacer.

Rolando Ames Cobián, prestigiado parlamentario de los ochenta y desde la Pontifica Universidad Carólica, con su ensayo ¡Los políticos y sus entornos desde el cine¡, analiza  el rol de los líderes de Francia e Italia, Mitterrand y Andreotti, y concluye que los medios constituyen hoy en día un entorno demasiado importante de los políticos como para no registrarlos. Las lecciones que nos dejan ambos líderes europeos, le permite afirmar que  se hace necesario invertir mucho en la condición humana.

Advierte también que  si los ideológicamente anti políticos fueron felices por un tiempo, viéndose triunfadores, muchos empresarios corporativos, los principales ganadores actualmente, ya se dieron cuenta – con la contribución de la crisis financiera – de que hay momentos en los que hace falta que alguien nos ayude a quienes estamos en dificultad. Ese es uno de los varios sentidos, no el único, de la autoridad política. Hay que reconocer y enfrentar esta crisis humana en toda su hondura.

La Política va al Cine, induce a mayor debate. Jacqueline Fooks, como panelista  de la presentación, reclama una mayor convocatoria a las mujeres para ampliar esta guía de navegación.

Y Ricardo Bedoya, con su larga experiencia docente,  desde  sus diversos libros y crónicas, da cuenta que en el Perú,  en los últimos años, se ha producido mucho cine empezando por la problemática del Ayacucho, agredido por Sendero Luminoso y la represión armada.

Menciona que  antecedente del cine nacional lo encontramos  con la Patria de  Leguía – 1919 1930 -  que alentó a las empresas de telediarios a filmar los actos públicos y a vender al Estado para su distribución. El partido aprista produjo una película, cuya difusión fue prohibida,  versión que   no existe en ningún archivo.

Hurgando la historia, encontramos el valor del cine en la época de Lenin, Stalin, Hitler. En  la gran depresión de EU del 29, hubo un estrecho apoyo de  Hollywood a la política de Roosevelt  para mitigar  esa crisis,  con la producción de  musicales y visitas a lugares exóticos, una invitación a soñar. Las estrellas de Broadway jugaron una función profundamente política.

A manera de conclusión, sobre el cine y la política o viceversa,  estudiantes e instituciones  de México,  Chile, Argentina y Perú mantienen vínculos  sobre todo con universidades norteamericanas interesadas en conocer el cine radical, desde las profundas raíces  estructurales de Latinoamérica, cuyos  aportes de los migrantes a la economía y la cultura norteamericana, se traduce hoy en la política regional del presidente Obama, anunciando el fin del bloqueo a Cuba iniciado  hace más de medio siglo.