Papel de Arbol

martes, 25 de noviembre de 2014

TERRITORIOS SIN LIMITES COMO ESPACIOS DEL ANONIMATO

http://papeldearbol-papeldearbol.blogspot.com/2014/11/tacna-y-sus-anejas-propuestas-las.html
Maribel Alatrista Flor
El presente artículo es una descripción de un problema limítrofe en una región con pocos recursos hídricos[1].Y forma parte de una serie de comentarios respecto a la escasez de recursos vitales, cuyos efectos sobre la poblacion del Sur del Perú  son cada vez más agudos.

En esta región hay fronteras previamente existentes, pero parece que diversos intereses políticos y económicos, especialmente en cuanto la minería, conducen a que no quisieran mantener los límites tal como existen (en este sentido y frente al conflicto entre Puno y Moquegua se hacen un poco los desentendidos, si bien el asunto es claro).

El hecho que se decida sobre una región de acuerdo a los intereses ajenos, y no de los pobladores, lo definiré como "no lugar". Amparada en la teoría de Marc Augé[2], sostengo que en territorios sin límites, el “no lugar” como categoría antropológica, sirve para describir un territorio y su percepción para las autoridades nacionales y departamentales por un lado, y en cierto grado la población local, que en algo queda al margen de la disputa. 

Igualmente, según Auyero “buena parte de los estudios existentes nos dice mucho sobre “objetos pre construidos” (elecciones y actos partidarios, por ejemplo) y poco sobre la organización cotidiana del clientelismo en la vida de los sectores más destituidos y sobre las lógicas prácticas de los actores involucrados. El principal problema, creo, es que se sigue centrando el análisis en individuos y organizaciones (máquinas, clientes) a expensas de las relaciones que existen entre ellos”[3]

Este estudio precisamente se originó mirando las relaciones existentes entre unos y otros. Y encuentro que, por temporadas existen relaciones dependientes que se concretan en obras de infraestructura. Luego de ello, dichas relaciones cambian de interlocutor y el intercambio culmina con votos golondrinos[4].

Inicio el presente artículo haciendo una descripción histórica del conflicto entre estas dos regiones vecinas[5]. Con la promulgación de la Ley de Bases de la Regionalización (1987), se establecieron 12 regiones. Una de ellas se denominó José Carlos Mariátegui. Los departamentos de Puno, Tacna y Moquegua pasaron a conformar dicha región, pero se generó un problema en la integración entre departamentos y provincias contiguas en ellas.

La unificación de estos tres departamentos se realizó en un “terreno baldío para la creación, superpoblado de mensajes carentes de significado afectivo y vacíos de símbolos que puedan dar lugar a la formación de identidad”[6]. En ese contexto, se crea el Proyecto Especial Pasto Grande[7] como un proyecto agro energético, que tuvo el propósito de llevar agua a las Lomas de la Provincia de Ilo y desarrollar la agricultura.
“La compra de terrenos _fundo Challa Jaquo, 340 hectáreas, ubicadas en el distrito de Acora, según escritura pública de 1989_ para el embalse de Pasto Grande, demuestra claramente que el territorio de Pasto Grande pertenece originalmente a Puno, así lo indican; los mapas, títulos de propiedad, leyes de creación y partidas de nacimiento. Martín Vizcarra Cornejo[8], fue quien realizó la compra, en ese entonces, él ofreció a los propietarios de los terrenos la adjudicación de 5 hectáreas de tierra y hasta la fecha no hay nada. Los directos responsables de este conflicto son el proyecto Pasto Grande y la Mina Aruntani”.

Rufino Machaca, dirigente de la zona sur.

El relato de Rufino nos permite comprender que “un no lugar es neutro, frío, no propicia la creación de símbolos ni de sentido. En un no-lugar no tenemos una voz propia. Somos cualquiera dentro de una multitud. Somos semejantes, pero no íntimos”[9].

En 1989, el gobierno nacional convoca a un proceso de consulta popular en varias localidades del país, la población se pronuncia sobre la demarcación regional, y cinco de las once regiones creadas por ley, eligieron a sus autoridades (Puno-Tacna- Moquegua, Grau, Amazonas, Ucayali, Arequipa). Sin embargo, esta iniciativa de regionalización duró tres años y en 1992, con el autogolpe del Ex presidente Alberto Fujimori, no solo se cerró el Congreso de la República sino también este nuevo intento de regionalización.

Durante el tiempo que duró la región José Carlos Mariátegui (1987-1992), el departamento de Moquegua fue relegado, poco o nada de presupuesto se destinaba al gobierno subregional, la prioridad era Puno por sus altas tasas de pobreza extrema. El Presidente de la región José Carlos Mariátegui, había sido elegido con el voto de su pueblo[10] (Puno), y éste a su vez, designaba a funcionarios que generalmente no eran del lugar. En ese entonces, hubo un alto tránsito de funcionarios que ocupaban los cargos más importantes de la subregión Moquegua, era muy común observarlos llegar el lunes y retornar los viernes. Estos aspectos fueron alimentando, entre otras razones, un profundo resentimiento entre unos y otros, creando el espacio propicio para un espacio común y a la vez anónimo de la vida cotidiana, en el que es posible actuar como si fuéramos otros.

“los puneños vienen a Moquegua y se compran las mejores tierras, siembran alfalfa para engordar a sus vacas y luego las venden. Lo que ellos no entienden es que están arrancando los árboles y luego, no habrá fruta para comer ni preparar los macerados”.
A diferencia de lo que sostiene Auyero, los “extensos periodos de espera desaniman a la gente y/o actúan como obstáculos para acceder a programas estatales particulares. Si las esperas no son solo SUFRIDAS, sino también INTERPRETADAS, ¿qué sentidos les dan aquellos que se ven rutinariamente expuestos a ellas? Si la espera hace sentir a quien espera “dependiente y subordinado”, ¿cómo es que la espera objetiva se transforma en sumisión subjetiva?”[11]. En Moquegua hubo una mayor preocupación por el tema de su integración y desarrollo, consiguiendo generar dos procesos fundamentales: i) una sociedad local cuyo propósito fundamental giraba en torno a lo económico y social, colocando lo local como escenario y actor de negociación de la producción y el destino de la riqueza generada en el territorio, y ii) una ciudadanía comprometida con la gestión local y actores agentes de desarrollo local: políticos, profesionales, organizaciones de la sociedad civil, frente de defensa de los interés del departamento, organizaciones populares, organizaciones de mujeres.

En 1995, luego de casi 40 años de demora y gracias a la lucha del pueblo moqueguano, se construyó la represa Pasto Grande con una capacidad de 200 millones de metros cúbicos. El proyecto tenía dos etapas. La primera consistía en brindar agua para la población, resolver la agricultura de línea y ampliar 6,000 hectáreas; y la segunda, consistía en ampliar 4,800 hectáreas en lomas de Ilo y 1,200 en Auspicio.

Antes de la Ley del canon minero[12], el presupuesto público era tan escaso, los impuestos que tributaba la Empresa Southern Perú Cooper Corporation, ingresaban al gobierno nacional y eran distribuidos a nivel nacional, en ese tiempo, Moquegua era una ciudad tranquila, pequeña, los conflictos territoriales entre comunidades y regiones vecinas por las actividades productivas, en especial con la minería, eran impensables.

“Desde muy temprano la ciudad de calles muy estrechas es recorrida por mujeres con múltiples vestidos de colores, ellas también llevan unos sombreros adornados con flores de colores encendidos, son las carumeñas –mujeres nacidas en el distrito de Carumas- quienes junto a su mula o burrito con cerón y enormes cántaros con leche, recorrían el barrio Belén e iban dejando la leche fresca en los pequeños cántaros que encontraban colgados en las pesadas puertas de madera de las casas. Aunque parezca sorprendente a nadie se le hubiera ocurrido tomar lo que no es suyo o que no hubiera leche para el desayuno. Este pequeño sistema de intercambio era algo muy típico hasta mediados de los ´80 _antes de la leche ENCI del primer gobierno de Alan García_ en capitales de provincia, me refiero a la distribución de leche infalible, los vínculos entre vecinos y la alegría que dejaban a su paso aquellas mujeres sonrientes y de cara bonita, es así como las recuerdo”.


Con el surgimiento de la minería y la aprobación del canon minero para Moquegua (1992), comenzaron a surgir las motivaciones para el conflicto entre unos y otros, baste mencionar algunos datos: las exportaciones en minería se incrementaron y la cotización del cobre (principal metal que se exporta) se quintuplicó. Además la Empresa  Minera  Aruntani SAC,  inició  sus  operaciones  en  el  valle  alto  de Moquegua (2000).
“Cerca de 2,000 comuneros se movilizaron a la ciudad de Moquegua a exigir la reapertura de la Mesa. En  circunstancias  en  que  el  conflicto  se  hacía  mayor,  la Empresa Minera Aruntani SAC, aceptó  la reapertura de la Mesa de Diálogo mediante un acuerdo directo entre empresa y comunidad. Un año después, se llegaron a acuerdos para la implementación de un programa de desarrollo sostenible para las tres comunidades, con tres componentes: social, económico productivo y ambiental”.


En el 2009, las inversiones mineras alcanzaron los US$ 2,821 millones, y en el 2010 fueron US$ 3,391 millones. En general, el valor de producción minera crecía constantemente y fueron los departamentos de Ancash, Arequipa Cajamarca, La Libertad, Moquegua y Pasco los que concentraron prácticamente el 70% del valor de producción minera nacional. Este escenario favorable resulta de especial interés por la renta percibida a través del Canon y no sólo para el gobierno central sino también para los gobiernos subnacionales productores (y evidentemente, su población).
 “Este problema nace hace más de dos décadas con la delimitación de la región José Carlos Mariátegui, desde ese entonces ha habido dejadez de las autoridades en el tema, porque creían en la unificación de las regiones. El proyecto Pasto Grande nació como un proyecto de ampliación de frontera agrícola, pero cuando apareció la minería como un factor económico importante en el sur del país, apareció también el interés de apropiarse de Aruntani, que al margen de tener recurso hídrico es eminentemente mineral, esto hizo que Moquegua intente iniciar una política de expansión, por ello que en el 2007 desde la Municipalidad de Acora se emitió una Ordenanza Municipal para crear la agencia municipal de Pasto Grande y posteriormente iniciar los trámites de creación del centro poblado, cuyo documento fue publicado en el diario El Peruano. Moquegua no pudo argumentar técnica y documentariamente que estos territorios le corresponden”.

Iván Flores, ex alcalde del distrito de Acora


El testimonio de Iván Flores, confirma que, a lo largo de todos estos años, alrededor de estos territorios se han establecido poblaciones en comunidades que luego se han transformado en ciudades que crecen cada día atraídas por los ingresos del canon minero. La movilidad de pobladores, políticos y autoridades en estos territorios sin límites, es tan particular, que resulta imposible pensar, que sólo existan espacios concretos, geográficamente bien definidos y que poseen fundamentalmente tres características comunes: son identitarios, relacionales e históricos.

En territorios sin límites en disputa, habitan ciudadanos/as nacidos/as en el departamento de 
Puno pero que tienen DNI de Moquegua, los siguientes testimonios dan cuenta de ello.
“Es cierto que nosotros siempre pertenecimos a Puno, pero ahora ya no queremos saber nada. Las autoridades puneñas siempre nos han abandonado. Queremos a Puno, pero preferimos sentirnos de Moquegua”

Rosalía Mamani, natural del centro poblado de Titire.


“Somos puneños, pero nuestros destinos están con la región vecina. Por muchos años pedimos ayuda a Puno, pero nos dieron la espalda. Sin embargo, Moquegua nos ha dado todo. Por eso nos sentimos de Moquegua”.

Juan Gutiérrez, Vicepresidente de la comunidad Aruntaya.


Vemos como a partir del año 2009, los conflictos entre Puno y Moquegua se han incrementado y la solución al problema limítrofe sigue entrampada. Puno acusa a Moquegua por su política expansionista y clientelar.
“las autoridades moqueguanas vienen realizando acciones desleales como es la inducción a la población de Pasto Grande a adquirir un nuevo documento de identidad a pesar de que ya cuentan con uno en el que figuran como nacidos en Puno, pero las partidas de nacimiento y documentos, todo es de la región de Puno. Con el dinero del canon minero se está desarrollando una serie de inversiones de desarrollo comunitario, insisten en pretender ganarse a la gente a través de puestos de trabajo e incremento en sus salarios. Además les exigen el cambio de DNI para poder trabajar con ellos”.

Alcalde de Puno Luis Butrón.


“Somos la suma de relaciones presentes y pasadas. En un no-lugar, cuando establecemos algún tipo de contacto de cercanía, tendemos a hacerlo de un modo más o menos ficticio, amparados en el anonimato y a menudo disfrazados de nuestra antítesis. Contamos historias, pero no dejamos huella porque para construir algo, es preciso habitar”.


Líderes políticos y autoridades de Puno, trasladan a la población a Pasto Grande, Centro Poblado Menor creado mediante Ordenanza Municipal del distrito de Acora-Puno.


“para impedir que Moquegua siga expandiéndose, señalizaremos los hitos que históricamente han estado en la zona fronteriza de Pasto Grande perteneciente a Puno, y que está reconocida por la municipalidad del centro poblado de Pasto Grande. Hace poco hemos recuperado parte del canon minero que nos corresponde por la localización de la mina Amantani porque en principio solo se beneficiaba Moquegua, sin embargo ya han empezado a asignarnos una parte”.

Alcalde de Puno Luis Butrón.


El Gobierno Nacional a través de la Dirección Nacional Técnica de Demarcación Territorial de la Presidencia del Consejo de Ministros, conforma un equipo técnico e instala una mesa de diálogo[13], luego de que pobladores y dirigentes de Acora, tomaran por 3 meses la zona de Pasto Grande, zona en conflicto donde se construiría este proyecto hídrico. La mesa de diálogo lleva vigente 3 años y aún el conflicto permanece latente.

“La mesa de diálogo ha sido sólo una estrategia para distraer a los puneños, mientras Moquegua y el Estado[14] siguen invirtiendo. El presidente regional de Moquegua, el 15 de julio ha colocado la primera piedra para construir un mini hospital en la zona de Tolapalca, pese a que nosotros tenemos ahí un centro de salud actualmente funcionando, sabiendo que Tolapalca por ley es jurisdicción de Mañazo, el presidente Vizcarra demuestra con ello que no le interesa las leyes y que su afán es expandirse más y más”.

Gerardo Chura, sub gerente de Demarcación Territorial de Puno


Diecisiete años después de ejecutado el Proyecto Pasto Grande I etapa y habiéndose disuelto la región José Carlos Mariátegui, en el año 2012, se consiguió la viabilidad al Proyecto Pasto Grande segunda etapa, con una inversión de S/.660 millones, logro que fue anunciado por el Presidente de la República, Sr. Ollanta Humala Tasso, en su discurso del 28 de julio de 2012. Este hecho reactivó el conflicto entre ambas regiones.

El presidente regional, los alcaldes provinciales y distritales de Puno, dirigentes y representantes de la sociedad civil[15], se reunieron para rechazar el anuncio presidencial respecto al proyecto Pasto Grande II, y exigieron la paralización de la ejecución de dicho proyecto mientras no se restablezca de manera definitiva los límites entre Puno y Moquegua, y solicitaron la realización de un Concejo de Ministros descentralizado en la ciudad de Puno.

 “En su discurso el Jefe de Estado no solo se olvidó de la región Puno, sino que terminó dándonos las espaldas. Me parece nefasto que anuncie proyectos sobre terrenos que tienen años de conflicto. El presidente está tratando a ambas regiones de manera asimétrica, y los pobladores de Puno seguramente quedarán frustrados, pero no resignados y el camino que tomarán será la lucha. Ollanta ha reactivado el conflicto. Puno no ha trabajado en este tema como lo ha hecho el Gobierno Regional de Moquegua, empleando lobbies, propuestas y operadores, que han hecho que Moquegua tome la delantera e inclusive se dé el lujo de hacer inversión pública en nuestro territorio”.

José Gutiérrez Alberoni, líder del Movimiento Andino Socialista (MAS) y ex candidato al gobierno regional de Puno.

En Puno siete consejeros del gobierno regional se encadenaron en la plaza de Armas en apoyo al paro.
“Exigimos a la región Moquegua el respeto irrestricto del territorio puneño y que no pretenda adueñarse de pertenencias puneñas, Moquegua está motivado porque en la zona existen recursos hídricos y mineros, si no, no le interesaría”.
“Un no lugar es aquel en que se comparte un espacio y se viven encuentros anónimos que quizá jamás vuelvan a repetirse”[16].

El Comité de Lucha de la zona sur de la región Puno, como medida de lucha, realizó un paro de 72 horas en contra del gobierno nacional, regional y local de Moquegua. En el distrito de Acora, más de 500 comuneros de Puno ocuparon Pasto Grande en la frontera con Moquegua, exigiendo al gobierno nacional la solución al conflicto territorial por la falta de una clara demarcación.
 “Exigimos a la región Moquegua el respeto irrestricto del territorio puneño y que no pretenda adueñarse de pertenencias puneñas, Moquegua está motivado porque en la zona existen recursos hídricos y mineros, si no, no le interesaría”.

Alcalde de Puno Luis Butrón.


“son cerca de cinco mil pobladores aimaras los que acataron el paro preventivo de 24 horas convocado por pobladores y el Comité de Lucha, es solamente el inicio de las protestas y amenazó con lo que se denominaría aymarazo, sin embargo están dispuestos a establecer una mesa de diálogo, pero con presencia del presidente del Consejo de Ministros”.

Hugo Llano Mamani, Presidente del Comité Unitario de Lucha de la zona Sur de Puno, candidato a la presidencia regional de Puno.


“En un no-lugar se mantienen contactos despersonalizados. Todo lo que da sentido a la vida cotidiana (imágenes, imaginario, nombres, apodos, presencia) está ausente de un no-lugar o está masificado. La masificación es una forma de ausencia”.


Mientras tanto, en Moquegua se realizó una marcha en contra de Puno. Un promedio de 800 personas pidieron la desocupación del Centro Poblado de Pasto Grande y la intervención del gobierno nacional para solucionar el conflicto.

El discurso del presidente regional de Moquegua fue el siguiente:

“Si bien, la represa está prevista que se construya en las lomas de Ilo, el agua a utilizarse en la ampliación agrícola de Moquegua es de la región Puno y con ella se abastecerá la primera etapa del proyecto”.

Martín Vizcarra Cornejo, Pdte. Regional de Moquegua.


Ante el discurso de Moquegua, Puno sostuvo:
 “Es falso que no se utilicen los recursos de Puno, porque dentro del proyecto está el represamiento de mayor cantidad de aguas de Pasto Grande, lo que significa que se elevará la bocatoma en uno o dos metros y eso va a implicar la inundación de miles de hectáreas, poniendo en riesgo la infraestructura física de la municipalidad que quedara inundada debajo de las aguas de Pasto Grande II, y es más, el primer tramo de su cauce natural es al río Tambo, pero todo los ríos están en las cabeceras de Puno”.

Iván Flores, ex alcalde del distrito de Acora.


Con estos testimonios, se puede observar cómo un político reclama al funcionario. Es cierto que las exigencias no sirven para mucho. Si uno   realmente las podría cumplir no se debería mencionar. Por lo general se espera que estos lugares, no se muestren como lugares de paso, ahistóricos e impersonales, que se vinculan al anonimato y a la independencia porque aparentemente ni son ni significan nada, al menos no para aquellos funcionarios y políticos que los visitan, sin establecer relaciones. Esto es lo que no se ha entendido.

“Un no-lugar es un espacio en el que reina el olvido porque lo transitamos en condiciones de rutina y automatismo, sin que realmente nos influya. Conocemos el no lugar, pero tendemos a olvidar lo que decimos, lo que hacemos, lo que vivimos en él y nos resulta difícil recordar rostros a los que no podemos poner nombre. Los contactos anónimos rara vez forman recuerdo. Un no lugar está marcado por la brevedad del tiempo y porque estamos siempre llegando o yéndonos de él. No echamos raíz (memoria, identidad, apego)”[17].


El neo liberalismo del Estado y la distribución de la parte de la renta que pagan las mineras transnacionales redefinen un espacio antes apenas utilizado por la población. Esta redefinición de acuerdo a las nuevas circunstancias históricas convierten a una zona limítrofe no definida en algo que se puede subsumir bajo el concepto de "no lugar" de Marc Augé. Es que el territorio indefinido para la población escasa se convierte en un espacio "no lugar" entre dos regiones, entre las cuales se debate el control del espacio. No son los pobladores que deciden, sino las autoridades regionales, y más allá de ellas la autoridad nacional. Los habitantes de las regiones optan por asociarse con uno u otro de los gobiernos regionales interesados en controlar el espacio (por la renta esperada en función de la minería) y, se subordinan a los intereses de los actores superiores de acuerdo a los intereses de ellos.

Si bien el conflicto alrededor de este "no lugar" no ha terminado, es previsible que los pesos políticos de ambas regiones frente al gobierno nacional definan el resultado de la contienda. Así el "no lugar" nuevamente se convierte en un espacio indefinido, en cuanto a las regiones actores, ya que no son ellos que deciden, sino la autoridad nacional, a base de consideraciones ajenas a los intereses de los habitantes locales, de las autoridades regionales, y quizás incluso las nacionales, ya que son las opciones del capital transnacional que finalmente definen el destino del "no lugar". 



[1] En los últimos años, no se ha logrado recuperar el promedio de agua por la poca lluvia. Como resultado de ello, se ha generado un déficit de 56 millones de metros cúbicos este año, por lo que Moquegua está entrando nuevamente a una crisis de estrés hídrico.
[2] Marc Augé. Los no lugares, espacios del anonimato. Pág. 58.
[3] Auyero. Los caminos sinuosos de la etnografía Política. Págs. 17 y 18.
[4] Este artículo no fue escrito para resolver esta afirmación, ello forma parte del proyecto de tesina.
[5] Moquegua destaca por su aporte al PBI producto de la minería (Cuajone, Aruntani y Quellaveco) y pesca (puerto de Ilo), y se encuentra dentro del grupo de las siete regiones en el país con menor pobreza total. Puno, se encuentra en el segundo grupo de regiones con mayor pobreza total, ubicándose cuarto a nivel nacional, después de Huancavelica, Apurímac y Ayacucho
[6] Marc Augé.
[7]Decreto Supremo N° 024-87-Ministerio de la Presidencia. 
[8] Martín Vizcarra Cornejo fue Director Ejecutivo del Proyecto Pasto Grande. Actualmente es el Presidente Regional de Moquegua.
[9] Marc Augé.
[10] La población de Puno es mayor que la de Moquegua.
[11] Auyero. Los caminos sinuosos de la etnografía Política. Pág. 29.
[12] Desde el Parlamento, Julio Díaz Palacios emprendió una lucha por constituir un marco normativo destinado a regular la actividad minera y proteger el medio ambiente, para lo cual se incorporó a la Comisión del Medio Ambiente, Ecología y Amazonía y coordinó, con algunos senadores y diputados, las acciones de incidencia necesarias para presentar una iniciativa legislativa para la reforma constitucional del Art. 77° de la Constitución aprobada por el referéndum, a fin de ampliar la base normativa con relación al derecho al canon de los pueblos mineros. Con la aprobación de la reforma constitucional, quedó un texto que señalaba que las regiones y municipios tendrían derecho a una proporción de los ingresos que captaba el Estado por impuesto a la renta y otros ingresos, donde se consideraba el ISC, IGV, y las regalías. En 1992, se destinó el 50% del valor de producción del cobre al departamento de Moquegua, por un periodo de 10 años, como canon, a fin de compensarlo por la extracción del recurso.
[13] Resolución Ministerial N° 419-2009-PCM.
[14] El Ministro de Vivienda, Saneamiento y Construcción estuvo presente en la inauguración del minihospital de Tolapalca.
[15] Pronunciamiento al Presidente de la República.
[16] Marc Augé. Los no lugares espacios del anonimato.
[17] Mar Augé. Los no lugares espacios del anonimato.