Papel de Arbol

sábado, 26 de abril de 2014

TRUJILLO, UNA PROPUESTA DE LOS APRENDICES



JORGE ZAVALETA ALEGRE PERIODISTA

Las ciudades del Perú con mayor atractivo para la migración interna, especialmente Trujillo, fundada por Diego de Almagro, muestran características comunes.
Fachadas de casonas abandonadas por sus propietarios ya fallecidos y descendientes en pleitos judiciales. Muros que encubren el pasado de un poder político-económico o las ruinas de la pobreza material. Estos son espacios cotizados para quienes aspiran a una función pública en lo que va del presente siglo XXI o de capitalistas ibéricos que en Lima ya han adquirido varios edificios en el Centro Histórico.  

Los candidatos a diferentes gremios profesionales,  alcaldías distritales y provinciales,   gobiernos  regionales, Presidencia de la República y el Congreso  recurren a jóvenes de las escuelas de bellas artes o a improvisados pintores de brocha gorda para anunciar promesas. “Aquí, en Trujillo,  todos quieren ser candidatos...”, agrega un adjetivo peyorativo un diligente ciudadano de Moche.
La inseguridad no es en el Centro Colonial, porque el alcalde de la ciudad ha aprobado altos presupuestos para obras, recurso más efectivo para mantenerse en el cargo y aspirar a la reelección o  su postulación al gobierno regional.

Un ejemplo de ciudadanía  nos lo ofrece la urbanización  Santa María, que es la portada para ingresar en el norte del Perú.  Plantea un intenso trabajo concertado entre municipio-Policía-Salud-Cultura-empresa-prensa -universidad. El fin es encontrar caminos para una indispensable convivencia armoniosa. Tiene un parque donde los adultos mayores se recrean, pero temerosos.  Ninguna vivienda está libre de un asalto o robo a mano armada. Hablamos de una zona de Trujillo que es el primer contacto con la campiña de Moche, con las  huacas mochica-chimú de El Sol y de la Luna, de las sedes administrativas de las compañías agrarias  colombiana y belga, entre otras,  que absorben la mayor parte de trabajadoras. El terminal terrestre, en lenta construcción, podría paliar la disputa de pasajeros durante las 24 horas.     
La prensa local ha publicado más de una vez que la ciudadela de Chan Chan va reduciendo su extensión. En las áreas aledañas donde los apristas fueron fusilados durante su revolución de 1933, capitales privados han construido cementerios exclusivos, teniendo como socios a autoridades regionales.

La Policía no se da abasto para atender el reclamo  de los pobladores. Los patrulleros son escasos. El helicóptero que le han asignado no  tiene fondos para comprar el costoso  combustible. Señor  alcalde, los vecinos esperan su respuesta para emprender una acción concertada. El desarrollo es posible si se articulan barrio-distrito-provincia-país-planeta.


Publicado: 26/04/2014